imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

“Cuando el ultimo árbol sea cortado, el último río envenenado, el último pez cazado, solo entonces el hombre descubrirá que el dinero no se come”.

Gran Jefe Indio Noah Sealth

En un congreso armado y pactado, el heredero de Blatter y Platini, Gianni Infantino, impuso un nuevo formato de competencia para los mundiales. Fiel a las costumbres de sus mentores, Infantino no consultó ni organizó congresos para discutir el tema, únicamente informó y puso sobre la mesa los billetes verdes a los presidentes de las confederaciones, que alegres por el nuevo ingreso (más de 640 millones de dólares), solo hicieron movimientos de genuflexión y apoyaron la medida. ¿Cómo un proyecto improvisado y con muchas dudas en su formato puede pasar tan fácil una votación de FIFA? Este pequeño grupo de administradores que rige el futbol muestra una vez más que lo deportivo pasa a segundo plano, en sus pequeñas casas de interés social en Zúrich, deciden y dictan -pensando únicamente en su cuenta bancaria- los sueños y deseos de países enteros.

¿Debe seguir el desarrollo y crecimiento del futbol mundial en manos de estos comerciantes? Es evidente que el sisma que significó la investigación por parte del FBI a los dirigentes de varias Federaciones, y a la FIFA misma, no alteró la forma de manejar el máximo organismo del futbol, ya que los intereses económicos siguen estando varios escalones encima de los deportivos, es más, el mismo Infantino ha sido acusado de borrar grabaciones que lo comprometían y lo relacionaban con actos de corrupción en el Congreso realizado en la Ciudad de México, así como recibir regalos de la empresa deportiva que patrocina los mundiales y usar aviones privados para sus traslados.

¿Qué ha hecho FIFA para limpiar su nombre y demostrar que está libre de corruptelas? Hasta el momento nada, puros actos superficiales, como lo fue el cambio de su presidente sin modificar su estructura interna, sus elecciones, la compra de votos, etc. Ahora, la nueva moda es usar la imagen de futbolistas retirados para legitimar los actos del organismo. Por eso, no es raro ver a Diego Armando Maradona peleado con la antigua dirigencia, asistiendo a los eventos de gala y apoyando incondicionalmente al nuevo dirigente, ¿Qué fue lo que hizo cambiar la opinión de Maradona, acérrimo crítico de FIFA?, ¿Cuántos favores y dinero costaron el respaldo y apoyo del astro argentino? Qué pena que Diego haya vendido sus ideales.

Ahora bien, el nuevo formato para el Mundial del 2026 tendrá 16 nuevos países participantes en igual número de grupos. Éstos estarán integrados por tres equipos y los dos mejores accederán a las fases finales, además desaparecerían los empates y serían sustituidos por tanda de penales. De esta forma, en la primera ronda (15 días), habrá 4 partidos diarios, hasta llegar a la final con un total de 80 encuentros disputados. Esta modificación la justifica el máximo organismo afirmando que así el Mundial se hará más incluyente y mejoraría el espectáculo, lo cual no se sostiene porque los equipos que calificarían serían de menor nivel y calidad futbolística. En realidad, esto tiene de fondo las exigencias de los países petroleros de Medio Oriente y el deseo de China (y las empresas) para volver el futbol su deporte hegemónico. Por lo tanto, Infantino con esta decisión estaría pagando los favores de los votos de muchos pequeños países, y las ganancias generadas por el continente asiático. El desarrollo deportivo puede esperar, el dinero no.

Algo Más. ¿Qué hace González Iñárritu dirigiendo a los árbitros? Así o más claro la poca importancia que tiene para los dirigentes el arbitraje mexicano. Lástima.

pedropenaloza@yahoo.com/

Twitter: @pedro_penaloz