imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

CON LA PRESIÓN HASTA EL CUELLO

“Mientras tenemos un deseo, tenemos una razón de vivir. La satisfacción es la muerte”.

George Bernard Shaw
LA situación de Cruz Azul es clara: si no cumple un buen torneo, en este campeonato y no califica mínimo a la Liguilla, que se vayan todos.  La sentencia podría parecer exagerada, sin embargo, los muchos certámenes  mediocres y la falta de logros, desde hace más de 20 años, tienen sobre las cuerdas a lo que fue una institución ganadora y protagonista; además, por si esto no bastará, el número de seguidores que apoyan a los celestes se encuentra en una tendencia decreciente, es decir, la Máquina ha perdido popularidad y aficionados. Por tal motivo, éste no es un torneo más para los celestes, sino debe ser un punto de inflexión tanto para la directiva como para el cuerpo técnico y jugadores. Si nuevamente se fracasa y no se consiguen los objetivos planteados, sería una locura continuar haciendo lo mismo, tendría que venir un cambio total en el proyecto.

En este torneo que comienza, la afición, habida de éxitos, le ha dado el voto de confianza una vez más a los refuerzos y al nuevo entrenador, Paco Jémez.  Para levantar nuevamente al club. Hasta el momento, el inicio ha estado lleno de altibajos, ya que sólo pueden contar con una victoria en cinco juegos disputados, una marca pobre para un arranque de campaña. Pero, éste viernes podrían modificar la ecuación radicalmente si vencen a domicilio a los Xolos de Tijuana, que están en primer lugar de la tabla. Una victoria en la frontera supondría un golpe de timón y daría un tanque de oxígeno al trabajo del entrenador español, el cual está sufriendo la inmediatez de nuestra Liga por los resultados.

Por otro lado, la principal crítica que venía teniendo el conjunto de la Noria había sido la falta de actitud de sus futbolistas, que no daban la cara por la institución y que no sudaban la playera. Todo esto se vio reflejado con el constante relevo de jugadores cada certamen, sin ningún sentido de pertenencia hacia la cooperativa, los cuales se iban sin saber que representaba Cruz Azul y; si a esto le sumamos que la directiva se encargó de desaparecer a las fuerzas básica, el panorama, lucía complicado. Ahora, parece que con Jémez la confianza al interior del grupo ha mejorado, el enfrentamiento contra Pumas de visitantes en ciudad universitaria con 10 hombres y la reacción ante Monterrey para recuperase de un dos cero, así lo muestran. Sin actitud no se llega a ningún lado y parece que la Máquina la ha recuperado.

Aunque la afición luzca optimista y esperanzada con este “nuevo proyecto”, no podemos olvidar que el plantel está en deuda con su gente. Así, y por más que su entrenador afirme que no sienten presión por los resultados, la carga de las muchas finales perdidas, la etiqueta de club grande y los grandes fracasos en los torneos pasados, hacen que el conjunto de la Noria se le exija diferente. Se acabó el tiempo, ya no más ensayos ni improvisaciones, este debe ser el torneo de despegue para la Máquina, si los dirigentes no pueden que renuncien, ya que tienen el agua hasta el cuello. Algo Más. Con cada vez menos plazas, el futbolista mexicano tiene escazas oportunidades para desarrollarse y destacar. Ante este panorama, es hora de que salga el presidente de la Liga y aclare cuándo se van a ver los resultados prometidos en favor de los jugadores nacionales con la regla 10/8, o nunca los hubo y fue un simple negocio. Hoy más que nunca urge el tan anhelado sindicato, un órgano que vele por sus derechos. Veremos.

pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz