imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

MALDITO TRUMP, BENDITOS DÓLARES
Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero.

Voltaire
LA recaudación de billetes verdes comenzó nuevamente. Es claro que en el aspecto deportivo los partidos moleros que tiene la Selección en territorio norteamericano son un lastre. La mayoría de encuentros se disputan contra equipos de bajo nivel o semi-profesionales. Como lo fue en el caso de Islandia que por no ser fecha FIFA, convocó a los futbolistas que integran su liga, pero que no se dedican de tiempo completo a ello sino que tienen otras profesiones. Hasta aquí nada nuevo. Sin embargo, el contexto ha cambiado, con la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump el tablero se modificó. Por lo tanto, el partido del miércoles pasado disputado en Las Vegas, tenía que haber sido utilizado por directivos y jugadores para plantear una nueva relación entre la Selección y su afición.

Con el mandato de Trump se han disparado los casos de xenofobia y las persecuciones antiinmigrantes, ante ello, el Tricolor debería estar al frente de la defensa de los derechos humanos, tanto de los mexicanos como de los latinos que están en riesgo, conformando grupos, creando puentes entre migrantes y dando ayuda monetaria a diversas organizaciones no gubernamentales. La FMF se ha aprovechado por años de nuestros compatriotas que viven en Estados Unidos, que ávidos de sentir un poco de su tierra, asisten sin falta al estadio pagando boletos que sobrepasan su salario por duelos aburridos y con poco espectáculo, Ahora es tiempo de que los hombres de pantalón largo hagan algo más por ellos, esperemos que su visión miope los deje ver más allá de sus bolsillos.

Por otra parte, las palabras recitadas por Rafa Márquez al inicio del encuentro pidiendo “unión, inclusión e igualdad”, se asemejan mucho al show que realiza la Liga Mx al inicio de cada partido para pedir que los jugadores “jueguen limpio”, sabemos que ese protocolo no influye nada en los futbolistas que por noventa minutos, fingen faltas, hacen tiempo, dan patadas y hasta organizan trifulcas como la reciente final entre Tigres y América. Ahora bien, un ejemplo bastó para que lo expresado por Márquez no fuera una acción eficaz. Veamos: al término del duelo, con una asistencia de más de 30 mil paisanos en el estadio, los jugadores de la Selección al terminar el encuentro se fueron con indiferencia y una actitud prepotente al vestidor sin siquiera acercarse a las tribunas y convivir unos cuantos minutos con sus fanáticos que hicieron travesías en autobús desde California o Texas para conseguir un autógrafo o simplemente un saludo.

Parece que el contexto político actual pasa desapercibido también para los elementos que se muestran déspotas con los mexicanos que habitan en suelo gringo.

El partido en lo deportivo tampoco fue de gran ayuda para Juan Carlos Osorio, que con las manos atadas para modificar calendarios y compromisos acepta omiso todo lo que le impongan. Así, el principal objetivo, si es que tuvo alguno, fue el observar a jugadores para conformar la Selección “B” que disputará la Copa Oro, ya que con la pésima calendarización de Concacaf,  México tendrá una vez más que dividir fuerzas, quedando mermado, es decir, Osorio no va a poder ir con todo el arsenal que quisiera a la Confederaciones porque tiene que equilibrar sus dos equipos. Sin embargo, para los directivos dos certámenes en verano significan más que dólares. Normal

Algo Más. La Copa Libertadores como en el llano. Atlético Tucumán llegó tarde a Quito para disputar la repesca del torneo, por un problema con sus papeles, y por si esto no fuera suficiente, dejó los uniformes en Guayaquil por lo que tuvieron que jugar con playeras prestadas. ¡Caramba! ¿Se imaginan si eso pasara en la Champions League?

E-mail: pedropenaloz@yahoo.com

Twitter: @pedro_penaloz