imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

“Un egoísta es una persona que piensa más en sí misma que en mí”

Ambrose G. Bierce
LA final del futbol mexicano no puede tener dos equipos más antagonistas. Por un lado, tenemos a las Chivas, único club que sólo juega con futbolistas nacidos en el país, que representa el espíritu de “lo mexicano”, que tiene en sus espaldas una de las aficiones más numerosas a nivel mundial y que en los últimos años, por necesidad o convicción, ha dado prioridad a los chavos que vienen de fuerzas básicas. En la otra esquina tenemos a los Tigres, conjunto que ha elegido la compra de jugadores tanto mexicanos como extranjeros para formar su plantilla. Los felinos, respaldados por Cemex, han sabido gastar su dinero construyendo una de las plantillas más poderosas del continente. Por lo tanto, tenemos unas de las finales más interesantes y contrastantes de los últimos tiempos, dinero contra cantera, extranjeros frente a mexicanos, sin olvidar las formas totalmente opuestas de encarar los partidos por parte del “Tuca” y Almeyda.

Hasta aquí tenemos un buen coctel para disfrutar, sin embargo, el partido de vuelta no podrá ser vista por toda la afición, ya que sólo se transmitirá por señal restringida o por streaming. Ahora bien, son innumerables las veces que hemos destacado en esta columna la importancia del futbol en nuestro país, así como sus implicaciones en el humor de la población. Asimismo, no podemos dejar de lado, que muchos jóvenes tienen como referente y ejemplo a sus ídolos en la cancha, o también hay quien encuentra sentido de pertenencia al participar activamente en un grupo de animación o en una barra, de reunirse y asistir en conjunto para apoyar a su equipo. De esta forma, el futbol es todo para muchos mexicanos, su única distracción, para ellos no importa a veces formarse más de 30 horas en las taquillas del estadio para conseguir un par de boletos, pasar la noche en la calle con sólo una cobija o ser hasta despedidos por faltar a su trabajo. Esto y más representa Chivas.

Pero, ¿qué significa para el mexicano tener que ver partidos por televisión de paga o internet? Según estadísticas de INEGI, únicamente 32% de los hogares en el país cuentan con conexión a internet y aunque con el aumento de los celulares “inteligentes” los usuarios se han multiplicado rápidamente (62.4 millones de personas), sólo representan un 12% aquellas personas que han contratado un servicio por la red o realizado alguna compra. En cambio, el número de hogares con televisores es de 16 millones, según Latin American MultichanelAdvertising Council, de los cuales, 9 millones tienen contratado algún sistema de TV de paga. En México se tienen contabilizados, según INEGI, 31.8 millones de hogares, por lo que más de dos tercios de la población no podrá ver la final del campeonato mexicano.

De esta forma, vemos cómo el futbol cada año se vuelve más el entretenimiento de una minoría, y si a esto le sumamos que la mayor parte de la población ocupada en nuestro país se sitúa en el rango de entre uno y dos salarios mínimos (14.3 millones de personas), como lo indica la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, el futuro de los espectáculos de pago por evento se ven para el disfrute de una minoría. Así veremos pasar a Chivas de “El equipo del pueblo”, al Club de los ricos.

Algo más. Darío Verón y Alejandro “Pikolín” Palacios le dieron a Pumas toda su juventud y entrega, ahora les dan una patada. ¿Esa es la imagen y valores que debe dar el equipo de la Universidad Nacional?

Correo: pedropenaloza@yahoo.com

Twitter: @pedro_penaloz