imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

  • La novela Bravo

“La vida no es la que uno vivió, sino la que

uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.

Gabriel García Márquez
Si el máximo goleador histórico del club fue desechado y vendido a un equipo de segunda división (NASL) de Estados Unidos, ¿Qué trato pueden esperar los demás jugadores de Guadalajara una vez que ya no le sirvan a la institución? La transferencia de Omar Bravo a los RailHawks de Carolina una semana antes del inicio del torneo ha estado plagada de declaraciones encontradas por parte de la directiva y el jugador. Por un lado, Bravo afirmó que fue la mejor decisión mudarse al futbol del país vecino, ya que él va a donde lo quieren; en contraste, los dirigentes declaran que fue a petición del mochiteco su salida de las Chivas. ¿Quién tiene la razón?

Por su parte, Matías Almeyda, entrenador de los rojiblancos, sentenció que el equipo va a extrañar Bravo: “con lo que respecta a mí, traté de protegerlo lo más posible y por ahí muchos lo van a extrañar porque en su momento lo criticaban y su predisposición siempre fue excelente” (Cancha, 14/07/16). Estas palabras suponen que el director argentino no fue parte de la decisión para desterrar al veterano delantero, sino que tal medida vino de arriba, es decir, de Vergara o de Higuera.

Ahora bien, antes de continuar con las razones de la marcha de Omar, tenemos que hacer un alto y hablar un momento de la era José Luis Higuera en Guadalajara y sus desatinos continuos. El CEO de la empresa de polvos mágicos (Omnilife) y Chivas, que recordemos que fue fotografiado apoyando al América en el Azteca, es el principal promotor de la nueva plataforma Chivas TV, la cual apartará a millones de personas de su equipo, dejando claro que, y como lo ha repetido en varias ocasiones, que la institución rojiblanca es un negocio, es decir, que Chivas tiene como principal objetivo la ganancia, mostrando una burda imagen de ser simplemente un mercader, un vendedor. Los costos que tendría que pagar un aficionado son de 2 mil 700 por todos los partidos, más la contratación de un paquete de internet que te permita cargar la plataforma, sin olvidar la compra de una pantalla plana que se pueda conectar a internet o en su caso una Tablet o una computadora. Los gastos sobrepasan los salarios de la gran mayoría de mexicanos, pocos serán los afortunados para ver a su equipo, pero repetimos, para Higuera esto es sólo un negocio, no más. La historia del Club, lo que representa para el futbol y varias generaciones de aficionados, pasan a segundo término. Asimismo, no podemos olvidar que ante la crítica este personaje, representante del capitalismo más burdo, pierde los estribos e insulta y discrimina.

En el caso de Bravo, ni Vergara y tampoco Higuera hablaron con el jugador ante su inevitable salida, ¿Qué tipo de relación hay entre directivos y los jugadores? Parece ser nula, porque recordemos que Omar llegó a ser uno de los voceros del equipo, es más él era el intermediario cuando la situación del descenso estaba al rojo vivo. Con todo esto no queremos decir que Omar fue el jugador modelo de Chivas, se sabe que el mochiteco no repartió equitativamente los premios de la temporada pasada principalmente entre los chavos que tuvieron menos oportunidad, y que cuando comió banca y fue remplazado por Zaldívar en la delantera se produjo malestar en el vestidor, sin embargo, las maneras de darle una patada a uno de tus jugadores más representativos muestra la forma de hacer la cosas en Verde Valle.

Algo Más.Pumas estrena camiseta con imagen de la biblioteca central de la UNAM diseñada por Juan O ‘Gorman, pregunta ingenua ¿Cuánto de las ventas por la camiseta destinará Nike a la Universidad?
pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz