imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

  • México y Argentina: diferentes pero iguales

“La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia”

Amos Bronson Alcott
Hace un par de días, un comentarista argentino, criticando el rendimiento de Darío Benedetto en Boca Juniors, habló de lo “horrenda” que es la Liga Mx, de las contrataciones de baja calidad y de la desigualdad económica que existe con los clubes en el país. Veamos lo que dijo Alejandro Fantino: “¿Quién pensó en Benedetto para traerlo a Boca?, ¿quién pensó que podía andar muy bien? ¿De dónde vino Benedetto? ¿Y dónde jugaba en México?… En América ¿Y cómo le iba en América? Ustedes saben lo que es la Liga Mexicana, yo estuve en Colombia y consumía Liga Mexicana. Una cosa es el Cruz Azul y el América, otra es jugar contra Rayados de Sinaloa (sic) o no sé cómo mierda se llaman esos equipos. Es horrenda la Liga Mexicana”. Hasta ahora ningún directivo ha salido a desmentir lo expresado por el reportero sudamericano.

Es cierto, que las declaraciones de Fantino están envueltas en un manto de ignorancia y discriminación, sin embargo, el tema de los refuerzos patito, el monopolio de las televisoras, el Draft y la importación excesiva de jugadores “y ahora más con la regla 10/8” es una crítica que ya hemos escuchado en diversos medios de comunicación nacionales y se ha repetido hasta el cansancio, por lo tanto, envolverse en la bandera y aventarse como Niño Héroe para defender la Liga Mx, como lo hicieron varios “analistas” deportivos, sería la peor de las actitudes.

Ahora bien, no podemos dejar de lado que la búsqueda de dinero fácil, por parte de los directivos mexicanos, ha hecho que el torneo dependa cada vez más de los jugadores extranjeros para elevar su nivel olvidando el trabajo de fuerzas básicas y el modelo de competición (La Liguilla), todo esto es verdad, pero ahora describiéremos la situación que rodea al futbol argentino para compararlo con lo que sucede en nuestro país.

La derrota que sufrió la albiceleste en la final de la pasada Copa América Centenario, jugada en Estados Unidos, fue un balazo de muerte para la AFA, ya que el trago amargo que dejó el perder otro campeonato ocasionó que los reflectores se movieran para mostrar el caos que es hoy la Federación de Futbol Argentino; sin presidente; intervenido por el Gobierno; con el dinero de los derechos de transmisión desaparecido; acusada de corrupción y de fraude en las elecciones; formando una Súper Liga, para poder vender los derechos de transmisión a una empresa privada; sin contar que el entrenador de su selección, el “Tata” Martino, renunció hace poco por el desorden y la falta apoyos para dirigir el representativo que asistirá a Río. Esto es hoy el futbol argentino.

Asimismo, un binomio que va siempre de la mano en el país austral es el futbol y la política. Expliquémonos: en los últimos años el balompié se ha vuelto el escalón que empuja a la presidencia de la República y es la herramienta que se utiliza para la presión política, ya que gobernantes o líderes sindicales son o eran dueños de clubes. Por ejemplo, Moyano, Macri, Tinelli, etc. Además, allá las barras son utilizadas para apoyar a candidatos, repartir propaganda política, realizar manifestaciones y hasta para realizar intimidaciones o cumplir amenazas, es decir, estos grupos se han convertido en parte fundamental para acceder al poder, por eso no es de extrañar que el Gobierno de Cristina Fernández haya comprado los derechos de la liga para que se transmitieran en TV abierta o que el recién electo presidente haya construido su fama siendo presidente de Boca. Las diferencias entre la liga mexicana y la argentina están a la vista, pero en las dos reina el interés personal y económico, el futbol y el desarrollo humano, al final. ¡Patético!

Algo Más. Inició la Copa MX, pocos son los partidos que mostraron cosas interesantes… Final inédita en la Libertadores, Atlético Nacional de Medellín e Independiente del Valle de Ecuador buscan levantar el trofeo ¿dónde quedaron los equipos uruguayos, argentinos y brasileños?