imagotipo

“Estrategias no violentas, epistemologías de los sures… negarnos a ser reducidos a la sub-humanidad” / Un Cuarto Propio / Lucía Raphael

  • Lucía Raphael

II parte

Como lo comenté en el artículo de la semana pasada, la lectura del trabajo del profesor Georges Lakey sobre movimientos no violentos en relación a lo ocurrido en Bélgica la semana pasada, nos regala una serie de reflexiones que, entendiendo muchos de los elementos que conforman el contexto actual en Latinoamérica y particularmente en México, nos permiten pensar que las herramientas que el académico presentó y trabajó con sus alumnos para la aplicación y solución de problemas relacionados con el terrorismo en distintos países del mundo, pueden ser pensados y re-pensados para la solución de problemas de violencia como los que enfrenta nuestro país hoy en día. Es por ello que me permito, como lo anuncié, retomar poco a poco las ocho estrategias que comparte para analizarlas en relación a nuestra realidad, dentro de lo que un artículo de divulgación de tres mil caracteres permite.

Durante el transcurso de la semana, llegó a mis manos una entrevista del diario español “El País” hecha al filósofo de la postcolonialidad: Bo aventura de Sousa Santos, que me dio luces cruzadas sobre las estrategias propuestas. Creo encontrar en los puntos en los que se tocan sus reflexiones y estrategias, conclusiones que dan fuerza a la propuesta principal de las estrategias de los movimientos no violentos en Latinoamérica. El punto central que conecta el pensamiento del portugués con las estrategias del norteamericano, es que ambos acuerdan en que las únicas soluciones viables a los problemas creados por el establishment de marginalidad, violencia, terrorismo y deshumanización deben venir de los ciudadanos de a pie. El Estado de Derecho hoy en día, no tiene como fin tomar las medidas necesarias para el desmantelamiento de la violencia en todos los niveles y formas que ha alcanzado, porque para ello tendría que hacer todo un cambio de paradigma que dejará de funcionar a partir de una noción centralista, elitista, excluyente, esa que define al “nosotros” como la lógica de los derechos humanosy que deja fuera a todas las marginalidades que no fueron pensadas como parte de ese “norte frente al sur” (Sartre) que es el “paradigma masculino”,el cual gobierna al mundo y que ha agudizado sus prácticas narcisistas, reduciendo el número de privilegiados y aumentando los privilegios del grupo,arrebatando derechos y dignidad a todos los que quedan fuera.

El Estado no piensa revertir ni en Europa ni en América Latina la tendencia a deshumanizar a la población para poder prescindir de los individuos como si fueran cosas, somos los ciudadanos que, desde el activismo y las estrategias de resistencia podemos y debemos revertir esta realidad para obligar a los Estados a ser y a tomar medidas responsables para la solución de los conflictos y problemas que nos están constriñendo y matando.

De Sousa, a través de: “las epistemologías del sur”nos explica como el Estado mismo, generado por la cultura de exclusión que da forma y nacimiento al patriarcado, al capitalismo, al colonialismo; genera y reproduce al infinito esta lógica en donde se define ese “nosotros” euro-centrista. Retomo dos de las propuestas de Lakey que tocan el análisis del portugués: La reducción de la marginalización cultural; en donde el norteamericano expone cómo Francia y otros países eurocentristas han aprendido en carne propia la manera en la que la marginación de un grupo, en el seno de sus propias fronteras, produce las condiciones necesarias para el desarrollo del terrorismo y esto ocurre a nivel planetario. Contrario al pensamiento de Lakey de Sousa, considera que es el egoísmo estructural del capitalismo (que da vida al Estado) que definen toda lógica occidental a partir de la idea de: “Mi éxito será más grande cuanto más grande sea tu fracaso. Y no, al contrario”. Ante esa lógica, la exclusión es un sistema económico como lo fue la esclavitud en Grecia antigua. En el sentido contrario en políticas públicas Lakey explica cómo, cuando Canadá anglófona se tomó en serio reducir la marginalización cultural de Quebec, redujo por consecuencia la amenaza potencial de terrorismo”. De Sousa va más allá, él considera que la disolución de fronteras sería una solución a largo plazo y un acto de justicia histórica fundamental. Y finalmente una de las aportaciones medulares de la teoría de los movimientos no violentos es la implementación de una educación y una formación frente al conflicto; paradójicamente el terror emerge cuando una población intenta suprimir los conflictos en lugar de permitir su expresión -explica Lakey-. Un método de reducción del terrorismo consiste entonces en favorecer una actitud pro-conflicto y formar a la población en los diversos acercamientos del conflicto no violento permitiendo a los ciudadanos hacer escuchar sus quejas y reivindicaciones así como comprometerse en el conflicto de manera decisiva pero no violenta. Lo que De Sousa Santos hace es: “la denuncia de las ausencias creadas por los discursos hegemónicos, ese ocultar lo que existe, pero que es ‘producido como ausencia’, el colonialismo, la exclusión, la condena de los otros a la ‘sub-humanidad’”.

FUENTES: http://ctxt.es/es/20160323/Politica/4947/Boaventura-de-Sousa-Santos-entrevista-Europa-fronteras-derechos-humanos-colonialismo-Europa-Entrevistas-Europa-contra-s%C3%AD-misma.htm

http://wagingnonviolence.org/feature/huit-moyens-de-sedefendre-contre-le-terrorisme-par-laction-nonviolente

* Escritora e Investigadora IIJ – UNAM

learapha@gmail.com

@LUCIARAPHAEL11