imagotipo

Evasión fiscal, desigualdad y combate a la pobreza / Horizonte Económico / David Colmenares Páramo

  • David Colmenares

Con la publicación a cuentagotas de la información contenida en los Papeles de Panamá, empiezan a aparecer, además de nombres de gente destacada en los mundos empresarial y político de muchos países, obvio gente con mucho dinero, que utilizó el sistema financiero de Panamá para ocultar o instrumentar diversas operaciones financieras, que sin ser en si un delito, como ha señalado el Jefe del SAT, deberán ser investigadas en sus países de residencia para ubicar, en primer lugar, que no haya evasión fiscal y si hubiese dudas sobre el origen de los recursos, se trataría de un tema de lavado de dinero.

Quizás lo que más cala ante la opinión pública es constatar la profunda desigualdad que existe en el mundo y en México en particular; cómo unos cuantos pueden tener tanto, que les sobra, y cómo millones de familias en el mundo carecen de todo, incluso de lo más elemental para sobrevivir. Los organismos internacionales como el Banco Mundial han señalado desde hace tiempo esta realidad, describiendo incluso cuántos millones de personas sobreviven con menos de un dólar al día, sin mencionar por supuesto a los refugiados o a los habitantes de regiones tan pobres, que la gente se muere de inanición. Las hambrunas han sido terribles, recordemos Bangladesh, Sudán, los refugiados africanos, los afganos, los de las guerras del Medio Oriente, los amenazados por el ejército islamista en Irak, Siria o Libia, etcétera. Más cerca, los migrantes centroamericanos en México y los mexicanos en Estados Unidos.

Recientemente Oxfam difundió un estudio sobre la pobreza en el mundo y junto con CEPAL uno sobre la región latinoamericana. Los pobres son muchos, tanto que es imposible contarlos; lo que urge son medidas para sacarlos de la pobreza y por otro lado para reducir la desigualdad y proporcionarles lo suficiente para satisfacer sus necesidades básicas.

Es el caso de México, la pobreza está muy extendida en una parte muy importante de la población; en México la estructura nacional de la desigualdad y la presencia de amplias zonas con pobreza extrema es inocultable, a pesar de los avances al respecto, porque sí se ha intentado superar lo anterior, pero no es solo un problema de recursos ni solo de los gobiernos, especialmente el federal.

Vale la pena reproducir la pequeña presentación del trabajo de Oxfam, difundido hace tres meses: “La desigualdad extrema en el mundo está alcanzando cotas insoportables. Actualmente el 1 por ciento más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99 por ciento restante de las personas del planeta. El poder y los privilegios se están utilizando para manipular el sistema económico y así ampliar la brecha, dejando sin esperanza a cientos de millones de personas pobres. El entramado mundial de paraísos fiscales permite que una minoría privilegiada oculte en ellos 7.6 billones de dólares. Para combatir con éxito la pobreza, es ineludible hacer frente a la crisis de desigualdad”. (Oxfam. 16.01.16)… más claro.

En el caso de México, el año pasado Gerardo Esquivel, patrocinado por Oxfam, elaboró un trabajo sobre el mismo tema en nuestro país, “Desigualdad Extrema en México: concentración del poder económico y político” (junio de 2015), y los resultados son igual de escandalosos; muestra el efecto de un modelo de desarrollo excluyente, particularmente en la educación y, por tanto, en el empleo y en las oportunidades de vida de la población, modelo donde lo que menos ha importado es la gente y abundan la opacidad, el fraude y la corrupción.

El escándalo derivado de la revelación de los Papeles de Panamá en eso tiene su origen; no se trata forzosamente de un delito, para eso las autoridades revisarán a cada uno de los señalados, particularmente las administraciones tributarias. Pero lo delicado es saber si algunas de esas fortunas se basan en la corrupción, particularmente en la función pública, y si no se trata de cuestiones moralmente inaceptables para la vida del país, del nuestro o de cualquier otro.
brunodavidpau@yahoo.com.mx