imagotipo

Existe 99.9% de certeza que bomba causó explosión de avión ruso

 

POR CARLOS SIULA

Corresponsal

 

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).– Existen “99.9 por ciento de posibilidades” de que la tragedia del Airbus A-321 de la compañía rusa Metrojet haya sido provocada por una bomba, según los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Apenas más prudentes, expertos egipcios que integran en la comisión encargada de investigar la catástrofe afirmaron por su lado que están “seguros en 90 por ciento” de que el sonido registrado por una de las “cajas negras” del avión corresponde a una explosión causada por una bomba.

Las agencias de espionaje norteamericana y británica forjaron su convicción a partir de escuchas electrónicas de los grupos yihadistas que operan en la región de Oriente Medio (ver aparte).

En ambos casos, los expertos desechan por completo la hipótesis de un accidente mecánico como causa de la caída del avión que se estrelló en la península del Sinaí el sábado 31 de octubre, provocando la muerte de las 224 personas que viajaban a bordo.

Al mismo tiempo, Gran Bretaña causó cierta conmoción al afirmar que es necesario adoptar medidas máximas de seguridad, sobre todo en materia de aviación civil.

Es preciso declarar la “seguridad máxima” y reforzar las medidas de precaución en función de los riesgos locales, “sobre todo en la zona donde el grupo EI está activo”, afirmó el canciller Philip Hammond sin proporcionar mayores detalles. “Debemos asegurarnos […] que en los países donde la amenaza es más elevada sea obligatorio elevar la seguridad a su nivel más elevado”, indicó.

Esas consignas permiten inferir que las escuchas revelaron indicios sobre la eventual preparación de nuevos atentados.

Si bien las autoridades egipcias persisten en no reconocer oficialmente la tesis del atentado, los técnicos que trabajan en el peritaje creen que ya no hay dudas al respecto.

El análisis del sonido de la “caja negra” y otros indicios confirman que “era una bomba”, indicaron otros expertos del equipo de investigación. “Estamos seguros en 90 por ciento de que era una bomba”, precisaron.

El ministro de Aviación Civil y presidente del grupo investigador, Hossam Kamal, había reconocido el sábado que la grabación de la “caja negra” habían registrado un “ruido” antes de que cesara la transmisión.

Rusia, mientras tanto, continuó ayer la repatriación de los turistas de ese país que se encuentran en Egipto. “En las últimas 24 horas, Moscú evacuó a cerca de 11 mil personas”, aseguró el viceprimer ministro ruso Arkadi Dvorkovich. Hasta el sábado había 80 mil turistas rusos en Egipto.

También permanecen en la estación balnearia de Sharm el-Sheikh unos 3 mil británicos que esperan el momento de ser repatriados.

El Gobierno envió un equipo de 70 personas, entre ellos 10 expertos en aeronáutica, para acelerar el regreso de esos ciudadanos.

……………………………….

 

 

Las escuchas electrónicas de los yihadistas

aportaron los indicios del atentado

 

POR CARLOS SIULA,

Corresponsal

 

PARÍS, Francia, (OEM-Informex).– Una conversación entre miembros de dos grupos yihadistas aportó los elementos que faltaban para confirmar que la catástrofe del avión de Metrojet que se estrelló en el Sinaí fue causada por un atentado terrorista.

La convicción de los servicios de inteligencia norteamericanos y británicos reposa en el contenido de una conversación interceptada poco después del accidente de miembros del movimiento yihadista Estado Islámico (EI) desde su bastión de Raqqa (Siria) con militantes de otro grupo que podría ser Wilayat Sina (Provincia del Sinaí), que reivindicó el atentado. En dos comunicados difundidos la semana pasada afirmaron que el ataque fue perpetrado “en respuesta a los bombardeos rusos que han matado a cientos de musulmanes en territorio sirio”.

La comunicación entre ambos grupos podría haber sido captada por algunas de las Centrales de Escucha que posee la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) norteamericana a través del mundo. La NSA monitorea las comunicaciones electrónicas de las personalidades y grupos políticos que pueden constituir una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. La NSA actúa en coordinación con los servicios de escucha de otros países que integran la red mundial Echelon: Gran Bretaña, Australia, Nueva Zelanda y, desde hace algunos años, también Francia.

Gran Bretaña, que parece haber sido el país que captó ese diálogo, sugirió ayer reforzar la seguridad de los aeropuertos en todo el mundo.

En Londres, el diario “The Telegraph” confirmó que fue la inteligencia británica la que interceptó la conversación. Los interlocutores hablaban árabe “con acento británico”, precisó el periódico.

Esa comunicación fue al parecer la que indujo al Gobierno británico a indicar que se trataba de un ataque terrorista.

No hay ningún indicio por el momento de que yihadistas de origen británico hayan participación en la preparación del atentado. Pero esos descubrimientos actualizan en términos dramáticos el “problema que plantea la actividad en Siria de los combatientes extranjeros procedentes de Reino Unido”.

Otra fuente, en cambio, indica que el mérito de la intercepción le corresponde a los servicios de inteligencia israelíes, que realizan un intenso trabajo de monitoreo de todas las comunicaciones en la región.

La cadena internacional de televisión i24, que emite desde Tel Aviv, aseguró que  —después de captar las conversaciones entre dos grupos yihadistas—   las transmitieron a sus homólogos de Estados Unidos y Gran Bretaña. Los responsables israelíes rehusaron comentar esas informaciones.