imagotipo

Factores para elegir candidatos. Estados Unidos / Rosamaría Villarello Reza

  • Rosamaría Villarello

La edad de los candidatos a las primeras magistraturas en cualesquiera países es importante como elemento para la elección de los votantes. Otros factores de la personalidad de los postulantes son su carisma, su presencia y recientemente el género, en los que influyen de manera contundente los medios de comunicación. La raza, el color y la religión también forman parte de esta amplia gama.

El convencimiento de cambiar de modelo político, la alternancia, el desempeño de los antecesores son desde luego decisivos, pero muchas veces los electores se guían más por la percepción física y las simpatías que los candidatos generan; esto muchas veces sin importar el partido político que los encumbra o si van por la vía independiente, por lo menos en los países llamados democráticos.

De ahí que la variedad de personajes es tan amplia que puede ir desde la del cantante, actor, vendedor, activista, académico, intelectual, empresario, parlamentario, político de última hora o la de dirigentes y líderes consolidados por su desempeño público.

Estados Unidos no es la excepción y los encontramos en la cantidad de aspirantes que generan sus elecciones presidenciales y que se han ido descartando a medida que han avanzado las primarias y los caucus (asambleas populares). Ya hoy conocemos a los preferidos por los dos principales partidos políticos, el Demócrata y el Republicano, a través del número de delegados que cada uno ha ganado en varios estados donde ya se han llevado a cabo, desde Iowa a los 12 estados del famoso “supermartes” de ayer. El más cotizado, por su número, fue el de Texas, pero todavía faltan otros Estados como California en fechas futuras.

El sistema electoral estadunidense es un tanto complejo y los resultados de ayer nos muestran, de manera muy importante, quien va a representar a cada uno de esos partidos.

No será sorpresivo comprobar que los favoritos son, la demócrata Hillary RodhamClinton (68) y el republicano Donald Trump (69); a este último su popularidad, para mal de su país y el mundo, lo colocó en el primer lugar frente a sus contendientes más cercanos, Cruz y Rubio (alrededor de los 45); mientras que a la primera no le ha sido tan fácil superar a su único real contendiente, Bernie Sanders (74) quien ha tenido un interesante papel.

Así es que en esta ocasión la edad de los principales es casi la misma, pero ahora el género sí contará en la definición del voto en noviembre de este año. Nadie duda del profesionalismo y capacidad de Hillary, pero no tiene a su favor un carisma popular, frente al agresivo y llamativo Trump, que no duda en presentarse como el candidato de los blancos y de los antiinmigrantes, pero en una nación cuya característica precisamente ha sido su construcción sobre la base del “meltingpot” (diversos tipos de gente).

Hoy estamos corroborando que Hillary representará a la mayoría de la población y esperemos comience a dar la batalla definitiva en otro plano: el de ganar la elección presidencial.