imagotipo

Feminicidios en México: atentado al tejido social

  • Daniel Ávila Ruíz

En días pasados, el Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República divulgó una investigación acerca de los asesinatos de mujeres en México. Dicho estudio concluye que el feminicidio es un delito que altera el tejido social de nuestro país.

La investigación refiere que entre 2007 y 2012, la violencia homicida contra niñas y mujeres en México se incrementó en alrededor de 155 por ciento. Es decir, el número de crímenes pasaron de mil 083 víctimas en 2007 a dos mil 764 en 2012, una diferencia de mil 681 asesinatos.

Además del significativo crecimiento entre esos años, la situación es alarmante ya que en la misma investigación se señala que en 2015 se registraron mil 848 homicidios de niñas y mujeres, lo que se significa un promedio de poco más de cinco asesinatos al día.

Un dato preocupante es que, de acuerdo con esta investigación, del análisis de 575 mujeres que perdieron la vida a causa de un homicidio, siete de cada diez tenía una relación de parentesco con el agresor. Esto significa que fueron asesinadas, o por su pareja o por algún miembro de su familia.

Dada la dimensión de delitos en que la víctima es una mujer, las instituciones levantaron la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en diferentes entidades del país.

La investigación del IBD refiere que de acuerdo con la serie “Estadísticas vitales, mortalidad por homicidio” del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las entidades federativas que registraron mayor número de asesinatos de mujeres entre el 2000 y 2015 fueron: Estado de México (cinco mil 163 casos), seguido de Chihuahua (dos mil 654), la Ciudad de México (dos mil 024), Guerrero (mil 973) y Oaxaca (mil 283).

En el caso de Yucatán -entidad por la que soy representante en el Senado-, el Inegi registró 118 asesinatos de mujeres en estos quince años, uno de los más bajos a escala nacional. Únicamente Baja California Sur (115) tuvo un menor número de casos.

Otras demarcaciones con bajo número de feminicidios a escala nacional fueron: Aguascalientes (119), Campeche (122), Colima (182) y Tlaxcala (209).

De acuerdo a los datos analizados, las mujeres de entre 15 a 39 años son las que están en mayor vulnerabilidad de ser asesinadas. Además, el estudio enfatiza que 43 por ciento de las mujeres mayores a 13 años que fueron asesinadas estaba casada o vivía en unión libre; 36.2 por ciento fue declarada como soltera, 7.1 era viuda y 3.8 por ciento estaba separada o divorciada.

También la investigación destaca que prácticamente la mitad (48.9 por ciento) de estas víctimas no hacían actividad económica alguna y una tercera parte (34.8) tenían algún tipo de empleo.

Los datos sistematizados en la reciente investigación presentada por el IBD debe ser materia prima para que los representantes populares de esta LXIII Legislatura nos enfoquemos a trabajar para erradicar los crímenes violentos en nuestro país que dañan el armónico desenvolvimiento de la población y afectan severamente el tejido social de México.

¡Basta de feminicidios!
*Senador por Yucatán. Presidente de la Comisión Bicameral del Canal del Congreso, secretario del Comité del Instituto Belisario Domínguez e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, de Turismo, así como de Reforma Agraria.