imagotipo

Fertilidad masculina en duda

  • Susana Sánchez

La infertilidad aqueja entre 15 a 20% de las parejas a nivel mundial, hoy se sabe que la responsabilidad de este problema recae a partes iguales, es decir, 40% de las veces tiene como origen a la mujer, 40% al varón y 20% restante de los casos son causados por factores de la pareja en sí o factores desconocidos.

“Generalmente a la mujer se le achacaba la infertilidad, dejando de lado la infertilidad masculina, actualmente sabemos que existen diversos factores en que la calidad del semen se ve disminuida, como obesidad, triglicéridos y colesterol elevado, sedentarismo, tabaquismo, uso de algunas drogas y sustancias”, señaló el doctor José Enrique Islas, director general de Ivinsemer.

Junio es el mes internacional del cuidado de la fertilidad, iniciativa mundial organizada por la American Fertility Association (AFA), en el marco de esta iniciativa, el doctor Abraham Martínez, especialista en cirugía reproductiva e infertilidad explicó que: “del total de los casos de infertilidad de origen masculino, la mayor parte de ellos se manifiesta en un estudio de semen (espermiograma) por alteraciones en la cantidad, movilidad y la forma de los espermatozoides. La afección de estos tres factores puede tener orígenes anatómicos, infecciosos, endócrinos, cromosómicos, incluso
desconocidos”.

También el doctor Martínez asegura que es momento de romper con la creencia de que los hombres jamás van a ser infértiles o factor para que no se logre el embarazo, pues como ya lo comento el doctor Islas, los hábitos que pueden afectar la fertilidad masculina, como beber alcohol en exceso, fumar, usar drogas y haber padecido una enfermedad de transmisión sexual pueden dejar secuelas que afecten de manera directa.

Otro dato interesante es la relación calidad seminal–edad, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) dicta que los parámetros óptimos de la calidad seminal son:

-Concentración de espermatozoides: El valor normal es de 15 millones por cada ml de eyaculado o 39 millones en la totalidad de la muestra. Si no se alcanzan esos valores se trata de Oligozoospermia.

-Motilidad: Se valora el porcentaje de espermatozoides móviles y el de progresivos (móviles que se desplazan). Los móviles progresivos deben superar  32%, de lo contrario se denomina Astenozoospermia.

-Vitalidad: El porcentaje de espermatozoides vivos debe superar el 58%. Si fuera inferior
hablaríamos de Necrozoospermia.

-Morfología: En un espermiograma normal debe haber igual o más del 4% de espermatozoides normales. Si se encuentra por debajo de este valor se denomina Teratozoospermia.

La correlación entre la edad del hombre y los parámetros de concentración y motilidad de los espermatozoides es significante. Un estudio del 2007 demostró que los hombres de entre 30 y 35 años de edad son, por así decirlo, más fértiles, mientras que a partir de 55 años, la calidad espermática del hombre desciende de manera significante, aminorando paralelamente su capacidad de engendrar.

“Cuando existen muestras seminales con algún parámetro alterado se hace una capacitación de la muestra seminal que el paciente deja en la clínica. Se seleccionan y concentran los espermatozoides de mejor calidad. Las muestras de semen se procesan mediante técnicas de capacitación o preparación seminal, que permiten eliminar espermatozoides muertos, inmóviles o lentos y optimizar la calidad de la muestra que se utilizará en los procedimientos de reproducción asistida”, explicó el doctor Abraham Martínez.

Así también, el doctor José Enrique Islas, comentó sobre la edad en la que es ideal convertirse en papá que es de los 25 a los 35 años de edad y que los problemas de fertilidad se deben tratar en pareja, porque es un asunto de dos. Cuide su salud reproductiva, acuda con los expertos para realizar su sueño de ser padre.

Susari7@yahoo.com