imagotipo

Fichajes modernos

  • Eduardo Andrade

  • Dr. Eduardo Andrade Sánchez

¿Qué crees que me dijo un amigo que está muy metido en la dirigencia de un partido político?

— No sé… será que van a pedir menos dinero.

—¡No qué va! Siempre piden más; pero darle dinero público a los partidos se justifica porque si no, solo los narcos y los ricos tendrían partidos

— Pero tiene que haber un límite. Los partidos deben entenderlo porque la gente se va a hartar, les va a levantar la canasta y no podrán pagarle a futbolistas famosos para que sean candidatos

—Justo eso te quería comentar. Mi amigo dice que ya varios partidos andan viendo a quien fichan para la grande. Algunos piensan hasta en traerse a Messi, ofreciéndole cubrir sus impuestos para que no tenga bronca.

—Fíjate, por ahí le puede saltar la liebre al “Cuauh”. Seguro Hacienda va a investigar si declaró lo que dicen que recibió para ser candidato; y en lo fiscal, lo podría asesorar Messi, pero de candidato no la haría porque es argentino.

—Pues lo nacionalizan; ahora es la moda llevarse atletas de un país para que corran a nombre de otro.

— Pero esos corren, no hacen política.

—Pues aquí también correrían, no ves que entran a la “carrera presidencial”.

— Ahora sí te pasaste. En fin, Messi no; el que sería buen candidato sería el “Chicharito”.

— Pues parece que todos —menos Morena, por supuesto— ya andan buscando a su agente para ver cuánto cobraría.

— Seguramente los agentes de deportistas se estarán frotando las manos para expandir su mercado y ofrecer su mercancía a los partidos

—Sí, el de Phelps ya se ha de andar moviendo para ver si lo colocan los republicanos en lugar de Trump.

—Jajaja, y a Trump lo pueden mandar de clavadista porque va en caída libre.

— Ya en serio, está muy mal que compares a los deportistas con mercancía, no es correcto.

—Ese es un problema actual: se quiere sancionar los dichos en lugar de corregir los hechos. Sé que no son mercancía, pero así los tratan. Los compran, los venden, los permutan y de eso no he oído que digan nada los defensores de derechos humanos.

—Bueno, pero los deportistas ganan mucho dinero.

—No creas, solo las grandes estrellas, porque el trato a los de la tropa se da un aire a la trata de personas.

— El caso es que las grandes estrellas tendrán un nuevo mercado y podrán cobrar alquilándose como políticos.

— Conste que fuiste tú el que dijo “alquilar”. ¡Quién lo creyera! Antes uno oía de personas dispuestas a pagar para ser candidatos pero la imaginación innovadora de los morelenses ha iniciado la era contraria, en vez de compra de candidaturas, habrá compra de candidatos.

—¡Exageras! Ya aclaró el alcalde que le falsificaron la firma. Además no hay que condenarlo, pues es inocente hasta que le demuestren lo contrario y sus conciudadanos lo eligieron “haiga sido como haiga sido”.

— Pues esos electores deben estar muy desilusionados porque de algún modo los engañaron. Tienen la percepción de que el partido quería los votos solo para conservar el registro y el candidato, el dinero, pero no el puesto.

— No es pa’ tanto; ¿a poco esos son los únicos electores en el mundo que se sienten desilusionados?

— Al menos esa desilusión afectará a ídolos populares que de buena fe quieren incursionar en política. La gente los va a rechazar pensando que los ficharon, y algunos han salido buenos como Beto Ávila, en Veracruz o Silverio Pérez, en Texcoco.

— Esos eran otros tiempos, hoy todo es dinero.

— Quién sabe, no hay mal que por bien no venga. Qué tal que el alcalde se crece al castigo y acaba metiendo unos buenos goles en el Gobierno.

— Uy, si eso pasara, quien quita y lo fichan para la grande y se le gana a Graco.
eduardoandrade1948@gmail.com