imagotipo

Fidel Castro frente a la historia

  • Héctor Tenorio

Hector Tenorio Muñoz

Los países de América Latina están en deuda con la Revolución Cubana, su resistencia cultural e ideológica ha sido una piedra en el zapato de la política expansionista del vecino del norte. Hoy en día La Habana es el epicentro político del Continente Americano, prueba de ello es que el pasado 23 de junio se firmó el cese al fuego definitivo entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno colombiano. De igual forma, la mediación de las autoridades de la isla determinó que Caracas y Washington retomarán el diálogo. Sin duda lo más relevante es el restablecimiento de las relaciones diplomáticas de Cuba con Estados Unidos, el artífice de esta obra es Fidel Castro Ruz quien ha colocado al ser humano como piedra angular de su proyecto político.

En este contexto histórico, la Primera Conferencia Tricontinental que se celebró del 3 y al 15 de enero de 1966, fue uno de los momentos claves de Castro Ruz (el encuentro se realizó cuatro años después de la crisis de los misiles y dos años antes de la masacre en México, el 2 octubre). A la Habana asistieron más de 500 líderes y revolucionarios, el Movimiento de Liberación Nacional representó a nuestro país, la delegación fue encabezada por el ingeniero Heberto Castillo Martínez, acompañado entre otros de Armando Castillejos y Antonio Tenorio Adame. Los trabajos fueron orientados a la valoración de la lucha de liberación de los pueblos de los tres continentes, pero sirvió principalmente en la consolidación del liderazgo de Castro Ruz, desplazando la influencia de los soviéticos. En primera instancia apoyó la guerrilla en Bolivia dirigida por el Che Guevara (asesinado el 9 de octubre de 1967), de igual manera respaldó a Salvador Allende quien llegó a la presidencia en Chile. Lamentablemente lo mataron el 11 de septiembre de 1973 en el Palacio de la Moneda, bombardeado por el general Augusto Pinochet. A pesar de los descalabros; el dirigente cubano asesoró militarmente al Frente Sandinista de Liberación Nacional (F.S.L.N.) que conquistó el poder en Nicaragua el 19 de julio de 1979.

El presidente cubano siempre supo leer los cambios en su entorno y recibió el 14 de diciembre de 1994 a Hugo Chávez Frías que recientemente salía de prisión. El exmilitar venezolano aseguró a los cubanos que algún día extendería los brazos desde Venezuela y construiría un proyecto latinoamericano caribeño. El 12 de abril de 2002, cuando Chávez Frías estaba siendo derrocado, habló a las 12:05 de la noche con Fidel Castro quien le pidió negociar con dignidad y no se inmolase. Incluso el presidente cubano rompió el cerco informativo que permitió el regreso del mandatario venezolano a Miraflores.

Vale la pena precisar que nuestro país jugó un rol importante en la vida de Fidel Castro, en tierras aztecas los revolucionarios cubanos afinaron sus planes, adquirieron el Yate Granma y armamento para derrocar a Fulgencio Batista el primero de enero de 1959, estos hechos marcaron toda una generación de mexicanos que ayudaron a la preservación de las relaciones diplomáticas con Cuba en plena guerra fría. Sin embargo, en 1982 cambió la política exterior poniéndose al servicio de Estados Unidos.

El tiempo ha pasado, Fidel Castro cumple 90 años y los ciudadanos podrán verlo nuevamente en una magna exposición fotográfica, que será inaugurada el 25 de julio a las 9:45 de la mañana en la Universidad del Claustro de Sor Juana, ubicada en la avenida José María Izazaga número 92. La embajada cubana en México estará representada por la segunda jefa de la misión, la consejera Ismary González Miró. El material gráfico es de Prensa Latina y Notimex, el 10 de agosto concluirá la muestra. Felicidades comandante.

tenorio_hector@hotmail.com