imagotipo

Fortalecimiento de la actividad turística / Raúl Aarón Pozos Lanz

  • Raúl Aarón Pozos

La complejidad y la incertidumbre que experimenta la economía a raíz de los vaivenes de los precios del petróleo ha inducido la necesidad de revalidar la aportación y la importancia estratégica de otros sectores económicos cuyo comportamiento económico controlamos más que los precios internacionales del crudo. Los ingresos derivados del petróleo, las remesas y la actividad turística han sido las fuentes más importantes de divisas en nuestro país. Algunas cifras nos dan una idea de impacto de la actividad turística en la economía y de las posibilidades que tiene si retomamos las lecciones de otras economías, pero, sobre todo, si desarrollamos políticas públicas que hagan más atractivo a nuestro país para los cientos de miles de turistas que han descubierto, gracias al desarrollo de la internet, el maravilloso destino que es México.

Durante la primera sesión ordinaria del año de la junta de Gobierno del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), su director general, Rodolfo López Negrete, dio algunas cifras que son muy ilustrativas del dinamismo y de la competitividad como destino turístico de México:“el turismo a México se incrementó en 9.5 por ciento, o sea más del doble del crecimiento mundial en 2015; la llegada de turistas internacionales por vía aérea a nuestro país triplicó la tasa de crecimiento del turismo mundial el año pasado; México avanza en la diversificación de mercados, para no depender exclusivamente del desempeño del mercado de los Estados Unidos; la ocupación hotelera al cierre de 2015 se situó en 59.6 por ciento en promedio, en los 70 destinos monitoreados, logrando un repunte de 2.5 puntos porcentuales; en los primeros tres años de esta administración, los ingresos de divisas registrados por el arribo de turistas internacionales crecieron 37 por ciento, lo que significó que el año pasado se recibieron cuatro mil 717 millones de dólares más que en 2012, para cerrar 2015 con un monto total de 17 mil 457 millones de dólares; entre 2012 y 2015 la llegada de turistas internacionales creció 37.4 por ciento, al pasar de 23.4 millones de turistas en 2012 a 32.1 millones en 2015; el número de turistas internacionales que recibimos en 2015 es superior en 8.7 millones al registrado en 2012”.

Como se puede observar, los datos dados son impresionantes, pero sobre todo prometedores. México tiene todo para situarse entre los destinos turísticos más importantes del mundo y para avanzar en este propósito, es necesario tener presente algunas condiciones que han demostrado ser necesarias para sostener y acrecentar el impacto del turismo en la economía de México. La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), recientemente dio a conocer el documento Tendencias y Políticas e Turismo del la OCDE 2016 y en el cual se detallan algunos de los elementos que resultan ser clave para el fortalecimiento de la actividad turística en los países miembros de esta organización.

Las recomendaciones de esta organización son básicamente una mayor coherencia de las políticas públicas, es decir, que lo que haga el despacho encargado del desarrollo de la política turística del país, encuentre eco en el resto de las instituciones públicas. Adicionalmente, un mejor desarrollo de enfoques estratégicos de largo plazo, lo que significa minimizar los esfuerzos de esta u otra administración y desarrollar objetivos, estrategias y metas que vayan más allá del horizonte de planeación de seis años. También se recomienda la ampliación de la colaboración con actores del sector público y privado, pues queda claro que como sucede en muchos sectores de política pública, si bien es cierto la responsabilidad es del sector público, la participación de otros actores resulta crucial si se quieren lograr objetivos que tengan un impacto a nivel nacional.

Otra de las recomendaciones del documento de la OCDE puede ser aprovechada muy bien por nuestro país. Se recomienda una mayor diversificación de la oferta turística y en ese renglón, México tiene una ventaja comparativa y competitiva con respecto a otros países. Contamos con turismo de playa, de selva, turismo cultural, turismo rural, gastronómico y además hemos desarrollado una infraestructura en muchas ciudades del país para el fomento del turismo de grandes eventos.

Campeche, el Estado al que honrosamente represento en el Senado de la República es un ejemplo de esto último. Durante su reciente visita a la entidad, el secretario federal de Turismo y el gobernador Alejandro Moreno, concedieron en que Campeche tiene un enorme potencial en el segmento de sol y playa, de turismo de naturaleza y también de pesca deportiva, pero también de turismo cultural y de grandes eventos, segmentos del mercado turístico que sin duda son ejes económicos que fortalecen la economía del Estado. En entornos turbulentos y de incertidumbre económica, fortalecer los sectores económicos que no dependen de otros, como los precios del petróleo, parece ser una de las políticas públicas con mayor valor estratégico y con mayor futuro para nuestro país.