imagotipo

Fractales

  • Entre Piernas y Telones : Hugo Hernández

POR HUGO HERNÁNDEZ

No se la pierda, le fascinará

La maravilla del teatro es que sucede al mismo que el público lo vive. Actores y espectadores se unen en una comunión, que permite una cercanía que no se vive en ninguna otra manifestación artística.

Este proceso se vive a veces de manera más intensa, tal es el caso de Fractales, un montaje entrañable, que atrapa de principio a fin. Fractales es la suma de los talentos de un amplio equipo de creativos, todos ellos veracruzanos, encabezados por Alejandro Ricaño y Adrián Vázquez.

Autor y director de obras como Más Pequeños que el Guggenheim, El Amor de las Luciérnagas, Un Hombre Ajeno, Cada vez nos Despedimos Mejor, y Hotel Goodluck, entre otras, Ricaño ha encabezado la “conquista” del talento jarocho a los escenarios de todo el país, e incluso más allá, como lo demuestra este montaje, que hace temporada en el teatro Helénico, dentro del ciclo Hecho en Veracruz.

En el caso de Adrián Vázquez, sus talentos incluyen también la actuación, pues no solo escribe y dirige, sino que también protagoniza sus propios textos y algunos más escritos por su amigo Ricaño y otros autores; y aunque Adrián es originario de Baja California, egresó de la Universidad Veracruzana y forma parte de esta generación de artistas veracruzanos tan talentosos y activos en la escena nacional.

Fractales cuenta la historia de Ana, su infancia, su adolescencia, sus amores, su búsqueda por ganarse un sitio como actriz, sus temores, sus ilusiones, sus desencantos.

Se trata de un montaje que despierta la curiosidad de espectador, al menos en mi caso, para descubrir en que tanto se parecen el texto dramático y la puesta en escena. Ambos una maravilla.

Fractales es un acercamiento a todos esos fragmentos, pedazos, fracciones, caras distintas de la vida de cualquiera. Para representarlo, Ricaño-Vázquez se valen de tres estupendas actrices que dan vida al mismo tiempo (a veces al unísono, a veces paralela y a veces secuencialmente) a Ana, y también a una decena de personajes más.

Ellas son Ana Lucía Ramírez, Luna Beltrán y Estefanía Ahumada. De verdad tres señoras actrices, pese a su corta edad.

Bravo por cuadruplicado a Adrián Vázquez por su escenografía (creativa, funcional, distinta, propositiva), por su iluminación (ídem), por la musicalización (atinadísima), y su brillante dirección.

Nunca lo he pensado, pero si hay alguien que creyó que la tan aplaudida Wenses y Lala fue una casualidad, hay que ver Fractales para darse cuenta del enorme talento de Vázquez, de quien seguramente apenas empezamos a escuchar sus triunfos.