imagotipo

Francia ¿fuera de la Unión Europea?

  • Rosamaría Villarello

  • Rosamaría Villarello Reza

¿La Unión Europea dejaría de serlo sin Francia? Seguro que sí. Es lo que se juega el país galo el 25 de abril y lo más probable el 7 de mayo si la segunda votación le favoreciera a Marine Le Pen candidata del Frente Nacional (FN) distinguido por sus posiciones ultraderechistas, desde que su padre, Jean- Marie lo fundó en 1972.

Es hasta el presente siglo en que el FN cobró mayor relevancia al quedar como segundo contendiente en 2002 frente al que sería el presidente Jacques Chirac. Aunque desde antes ya se venía dando una lucha entre las derechas, el poder que obtuvieron los Le Pen en Francia fue creciendo,  como en otros países, a llegar al momento en que hoy se ven como una gran amenaza, por el extremismo en sus posiciones en temas tan sensibles que son hoy parte de la agenda mundial y que están cambiando la correlación de fuerzas.

La crisis dentro del FN en 2015 trajo como consecuencias una lucha intestina que provocó nada menos que la expulsión de su fundador, pero promovida por su propia hija, quien asumió el liderazgo del mismo. Este capítulo de la vida de la familia habría que recordarlo en estos días, porque si el padre se distinguía por sus medidas y propuestas que rayaban en el exceso derechista, Marine ha dado muestras que las seguirá y que no se detendrá ante nada para obtener la presidencia de Francia.

Dos hechos: su visita a la Casa Blanca (aunque no le fue también como esperaba) y su encuentro con Putin. Ella está ligada a una serie de intereses financieros rusos y el propio presidente Hollande ha denunciado la posible injerencia rusa en los procesos electorales que favorecerían a Le Pen.

Esto, además, de sus posiciones frente a la OTAN y a la nada buena relación con Bruselas, y en particular con la Alemania de Angela Merkel quien a toda costa, como el resto de los jefes de Estado de la UE se oponen a todo intento y propósito de desaparecerla, pues la Unión ha sido la forma de avanzar con propósitos comunes  políticos y de desarrollo cuyos beneficios se han visto en todos estos años. No obstante, también se han planteado una revisión ante el paso que dio Gran Bretaña.

Por lo pronto, los otros contendientes de peso para las elecciones francesas son Francois Fillon, candidato conservador pero envuelto en escándalos de nepotismo que hoy está en tercer lugar de las encuestas, las cuales hoy parecerían favorecer en el primer sitio al socialista Emmanuel Macron, pero muy cerca Le Pen (la que hace dos meses aparecía en primer lugar).

De ser Macron, la Unión Europea tiene una nueva oportunidad de reforzarse, no obstante  sus contrarios, sobre todo Le Pen quedaría con mucha fuerza como para hacerle la vida difícil a la Unión y lo peor, seguiría buscando apoyos y alianzas con gobiernos que no quieren una UE fuerte. Otro frente abierto.