imagotipo

Francisco, a los cuatro años

  • Felipe Arizmendi

El Papa Francisco acaba de cumplir cuatro años de su servicio en la cátedra de Pedro. Me regalaron un voluminoso libro, El gran Reformador, en que el autor, Austen Ivereigh, trata de hacer el retrato de un Papa radical. Por lo contrario, en el diario español El País, un comentarista critica acremente al Papa, diciendo que no ha hecho ninguna reforma y que es pura apariencia, algo así como un populismo religioso. Dice que, por ejemplo, nada ha hecho para que las mujeres puedan ser sacerdotes; que no ha abierto la puerta plenamente para dar la comunión a divorciados vueltos a casar; que no acepta los “matrimonios” de personas del mismo sexo, ni el aborto, ni legitima las prácticas homosexuales, etc.

PENSAR

Es claro que el Papa no puede cambiar el Evangelio, pues no es su dueño, sino su servidor. Si el Papa cediera en todo lo que el mundo busca, ese mundo condenado por Jesús, traicionaría su misión; sería un anti-papa, un lobo vestido de blanco. Que nadie espere ese tipo de reformas; eso no es volver a las raíces, sino destrozarlas; eso no sería una reforma, sino una debacle. Afortunadamente, el Papa Francisco sabe lo que puede y lo que no puede hacer. Tenemos plena confianza en su elección. El hecho de insistir en que la Iglesia debe ser una casa y una familia llena de misericordia, es para que hagamos llegar el amor misericordioso de Dios a tantas personas que sufren y que han sido condenadas y excluidas; no para legitimar lo que no es legitimable.

Resalto solo un punto en que más insiste: ser una Iglesia pobre, con y para los pobres. Lo dijo desde el principio y lo repite con oportunidad o sin ella. Y no es discurso, sino práctica, obras, estilo de vida. Es uno de los aportes de la Iglesia latinoamericana, que a muchos europeos desconcierta y molesta, acostumbrados como están a un confort de vida que les impide ver hacia abajo. Y como condena, por activa y por pasiva, la idolatría del dinero de este sistema económico, quienes viven y se benefician de él, lo rechazan tajantemente; les revuelve el estómago, porque les hace ver su egoísmo y los mecanismos injustos en que se apoya su capital.

Dice en Evangeliigaudium: “Si la Iglesia entera asume este dinamismo misionero, debe llegar a todos, sin excepciones. Pero ¿a quiénes debería privilegiar? Cuando uno lee el Evangelio, se encuentra con una orientación contundente: no tanto a los amigos y vecinos ricos, sino sobre todo a los pobres y enfermos, a esos que suelen ser despreciados y olvidados. No deben quedar dudas ni caben explicaciones que debiliten este mensaje tan claro. Hoy y siempre, los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio, y la evangelización dirigida gratuitamente a ellos es signo del Reino que Jesús vino a traer. Hay que decir sin vueltas que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres. Nunca los dejemos solos” (48). “De nuestra fe en Cristo hecho pobre, y siempre cercano a los pobres y excluidos, brota la preocupación por el desarrollo integral de los más abandonados de la sociedad” (186). “Es un mensaje tan claro, tan directo, tan simple y elocuente, que ninguna hermenéutica eclesial tiene derecho a relativizarlo. ¿Para qué complicar lo que es tan simple? ¿Para qué oscurecer lo que es tan claro?” (194).
ACTUAR

Pidamos al Espíritu Santo que ilumine y fortalezca al Papa, y procuremos conocer y asumir lo que Dios nos está pidiendo por su mediación.
*Obispo de San Cristóbal de Las Casas