imagotipo

Fruto de la visita Reforma de la consciencia | Sonidos del alma | Francisco José Bernal

  • Sonidos del alma: Francisco José Bernal

El principio de todo cambio es la voluntad.

México está en el momento de las decisiones. Ya no es momento de deliberar, sino de actuar.

Sí es verdad que el papa Francisco abordó los problemas y desgracias que México lleva a cuestas y que todos conocemos, sus señalamientos nos han despertado de un letargo fatal. Hoy más que nunca, dejar morir nuestra conciencia ante el peligro de la autodestrucción, será lo peor que nos pueda pasar.

Importante y oportuna la presencia del Vicario de Cristo en México. Su encuentro y cercanía a los poderes que conducen el país, así como a los guías espirituales, a la gente, a los enfermos, a los pobres, a los jóvenes y niños, y en especial a los migrantes y presos, les dejó un camino de luces encendidas con palabras protegidas por la verdad.

Frente a una montaña de retos, no claudicar, escuchar el llamado del papa Francisco para cambiar el rumbo de nuestras vidas.

Después de tantas emociones, cantos, lágrimas y despedida, ¿tendremos la voluntad de iniciar el camino del cambio para la reforma de nuestras conciencias? La respuesta está en una lista de espera; no será fácil, sin embargo, recordemos que lo que es imposible para el hombre es posible para Dios.

EL SECRETO del cambio es la unión, solidaridad y respeto con quienes nos rodean.

EL SECRETO del cambio es la unión, solidaridad y respeto con quienes nos rodean.

El delirio por el poder deberá sustituirse por el delirio de servir, de acuerdo con la filosofía de la política, la obsesión por la riqueza hay que cambiarla por el equilibrio de la equidad, los negocios del vicio, del crimen, del secuestro, la extorsión y el exterminio de los derechos humanos solo por un milagro de la misericordia de Dios y con el apoyo de las generaciones del porvenir. La cultura del descarte por la compasión. La pobreza por la educación, la salud y el trabajo. La impunidad por el poder de la justicia. La desintegración social por la integración de la familia y contra la muerte la defensa de la vida.

En las revoluciones del pasado, los cambios se iniciaron de abajo hacia arriba. Hoy es diferente, los cambios se lograrán de arriba hacia abajo. El mejor camino será la unidad nacional como principio, el orden como base y el progreso como fin. Todo ello con gobernantes inteligentes para decidir y patriotas para actuar.

EPÍLOGO

Como en el teatro:

Tercera y última llamada. Vamos a comenzar:

Liberando el poder de nuestra conciencia, recuperando el control de nuestra vida para dirigirla hacia una existencia feliz.

/arm