imagotipo

Ganará la razón. Francia “¡En Marche!”

  • Rosamaría Villarello

  • Rosamaría Villrello Reza

Las encuestas pronosticaban hasta hace poco que en la primera vuelta electoral Marine Le Pen y Emmanuel Macron serían los más votados y, los resultados del domingo solo invirtieron el orden.

Escépticos por los encuestadores y sus métodos, nadie tenía el panorama despejado y menos aún con el suceso que parecía otro atentado terrorista unos días antes en la famosa Champs Elyseés de Paris y que derivó de diferente naturaleza.

Este pudo haber sido uno de los elementos para revertir los porcentajes, muy cercanos unos de otros y decidir quiénes se presentarían a la segunda ronda el próximo 7 de mayo.

Hay diversos elementos adicionales para entender el proceso, entre los que se encuentran mantener una Unión Europea sobre posturas nacionalistas y xenófobas; el papel actual de Francia frente a Washington y Moscú; los acontecimientos derivados del problema de Siria; los inmigrantes y la alianza que se ha establecido con Merkel de Alemania, entre otros.

Por supuesto la percepción de la gente sobre los candidatos y los partidos políticos fueron los factores fundamentales para que el ex secretario de Economía con Hollande y ex banquero de la prestigiosa firma Rothschild et Cie obtuviera en la primera vuelta un 24 por ciento de los votos.

Su movimiento En Marche! (que coincide con sus iniciales de su nombre EM) lo fundó aun siendo miembro del Partido Socialista al que dimitió poco antes de lanzarse como candidato independiente.

Con profusión, en estos días, se ha señalado que Macron representa un nuevo tipo de político no solo por su edad, sino por su trayectoria profesional y hasta familiar. No cabe duda que ha despertado, sobre todo entre la juventud y en una buena parte del sector femenino nuevas esperanzas, a las que sumará otros grupos.

De inmediato, tanto Fillon, candidato de derecha, y Hamon, socialista, ya han adelantado que dirigirán sus votos a su favor y se espera que el izquierdista Mélechon haga lo mismo. Incluso el Frente Musulmán francés le ha dado su apoyo por lo que se espera que obtenga Macron más del 65 por ciento total, si además se mantiene el alto porcentaje de los franceses votantes como lo fue el pasado domingo.

De nueva cuenta estas elecciones vuelven a sorprender y por lo pronto dan una lección al mundo por los cambios que se presentaron en este proceso. Parece ser que el efecto Brexit ya no atrapó a la gente y esperemos que así siga la tendencia para dejar atrás una vez más a la ultra derechista del Frente Nacional.

Sin embargo, como lo adelantábamos hace un mes en este mismo espacio, Le Pen seguirá con su propia agenda y será una pieza angular con la que tendrá que negociar posiciones el futuro presidente de Francia, pues todavía faltan las elecciones legislativas.  Ojalá que él cuente con todo el apoyo de sus nuevos aliados.

Por cierto, esto puede abrir mayores expectativas en otros países de que los “independientes” pueden obtener una primera magistratura, pues el hartazgo partidista se presenta en muchos lados.