imagotipo

Grandes maestros españoles  visitan Ámsterdam

  • María Esther Estrada

ÁMSTERDAM, Holanda.- Murillo, Zurbarán, Goya, Velázquez, El Greco, Ribera y Picasso, sin duda, son algunos de los mejores artistas que ha dado España a lo largo de los siglos. Sin embargo, muy pocas obras de su autoría cuelgan en los museos neerlandeses.

La buena noticia es que a partir de ayer y durante seis meses podremos admirar en el Hermitage Ámsterdam más de 120 obras de maestros españoles, todas procedentes de la colección del Hermitage San Petersburgo en lo que es la muestra más amplia de arte español que se ha organizado en Holanda. Al recorrerla es posible comprender la influencia que tuvieron y siguen teniendo los artistas del Siglo de Oro Español (desde fines del siglo XVI y todo el XVII) en las generaciones posteriores.

¿Qué pasaba en España en ese tiempo? Florecía. Entre otras gracias a las riquezas procedentes de sus colonias y del gran imperio que gobernaban. Estamos hablando de los tiempos de Carlos I de España y V de Alemania (1516-56), Felipe II (1556-98) en cuyo imperio no se ponía el sol, Felipe III (1598-1621), Felipe IV (1621-65) e incluso Carlos II (1665-1700).Los reyes, la Iglesia y los nobles encargaban obras para decorar palacios, monasterios, templos y residencias.La mayoría eran escenas de corte religioso, pero también mitológico e histórico (guerras y rendiciones por ejemplo), retratos, naturalezas muertas, paisajes y temas sacados de la vida diaria.

El Hermitage San Petersburgo tiene la mayor y más variada colección de arte español fuera de España.¿Cómo llegaron estas obras a formar parte de su acervo? Nos lo explicó el director de ese museo, Mikhail Piotrovsky: para empezar había fascinación en Rusia por ese reino exótico, lleno de sol y piedad, así que no fue de extrañar que el zar Alejandro I durante una visita a Ámsterdam en 1814le comprara 84 pinturas de artistas ibéricos al banquero William Cosvelt, a las que posteriormente sumó otras que adquirió del político español Manuel Godoy… y de ahí para adelante.

Junto a espadas damasquinas de Toledo, armaduras, cálices, relicarios y platones de cerámica de Talavera de la Reina, pude ver un espléndido pequeño pendiente de esmeraldas colombianas con forma de carabela, símbolo de la Conquista y la unión entre el viejo y el nuevo mundo.

En cuanto a óleos, acuarelas y dibujos, además de los artistas que le mencioné al principio pude admirar otrasde pintores menos conocidos pero igual de virtuosos: Francisco Ribalta (1565-1628), Juan de la Corte (1585-1662), Antonio Pereda (1611-78) yFederico de Madrazo y Kuntz (1815-1894) por mencionar sólo unos. Permítame describirle dos obras que me encantaron:

“Fumador de opio” (1869), de Mariano Fortuny (1838-74), es una acuarela con tinta que muestra a un hombre mayor en el piso, recargado en su brazo mientras fuma, con una alfombra marroquí colgando en el muro. El colorido del tapete contrasta con los tonos areniscos del primer plano. Me gustó mucho la combinación de detalles con toques impresionistas.

Este artista catalán quedó huérfano a los 6 años. Su abuelo lo crio y fomentó su formación artística. A base de becas pudo estudiar tanto en Barcelona como en Roma. En 1860 lo mandaron a Marruecos como cronista gráfico de la Primera Guerra de ese país africano, que lo fascinó por sus colores, su gente y sus costumbres. La calidad y fuerza de sus pinturas le dio una bien merecida fama, de la que disfrutó hasta su muerte con apenas 36 años.

“La despedida del torero” (c. 1888), de José Villegas y Cordero (1844-1921) combina el detalle de una fotografía con la emotividad de una escena de amor. El torero sale de su casa, lo esperan sus pupilos y el coche de caballos que lo llevará a la plaza. Su mujer lo despide en la puerta, sus manos todavía se tocan; un pañuelo en el suelo nos indica que ha llorado. Ella, con un mantón envolviendo su cuerpo. Él, con su traje de luces pintado congran minuciosidad, lo que contrasta con pinceladas más sueltas y espontáneas en otras partes del óleo.

Este pintor sevillano vendió su primera obra con apenas 16 años. Estudió un tiempo en Madrid, donde visitó con asiduidad el Museo del Prado para copiar a Velázquez y a Goya. Posteriormente, viajó a Roma, Venecia y Marruecos. A lo largo de su vida trabajó muchos géneros (paisajes, retratos, pintura histórica, religiosa y costumbrista). Fue Director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma y también del Museo del Prado (1901-1918).

Una mirada fresca al arte

El Hermitage Ámsterdam tiene un ambicioso programa para interesar y formar en el arte a los pequeños que viven en esta ciudad: cursos, talleres y otros eventos para niños y jóvenes entre 6 y 16 años. Para esta exhibición se dirigieron al grupo de 10-11 años y les mostraron algunas pinturas españolas para que las describieran u opinaran. Sus comentarios se pueden leer junto a las obras. Les pongo unos ejemplos: De “Ángel de la guarda” (1646) de Antonio Pereda, Isa (10 años) dijo: “El diablo me asustó, lo mismo que al niño. Pero el ángel ni lo vio ni le dio miedo”. Hasta ese momento yo había prestado poca atención a la figura obscura, con cuernos y cola, agazapada tras el ángel. De “Anciano enseñando a un niño a leer” (1630-40) de Antonio de Puga, Aya (11) dijo: “Podría ser su abuelo. Por el dedo parece que le está encargando hacer algo importante. Definitivamente no es la lista de la compra porque el hombre está muy serio”.

Música

La audioguía no incluye ni una palabra, sólo 14 fragmentos de interpretaciones musicales del siglo XVI al XX entre las que le puedo destacar obras de Manuel de Falla, Joaquín Rodrigo y Paco de Lucía. ¿Había oído hablar de un DJ de música clásica? Pues este acompañamiento a la exposición es obra de Peter Rosendaal, alias “DJ Von Rosenthal de la Vegaz”, egresado del Conservatorio de La Haya, quien me comentó que en total le tomó unos 3 meses preparar esta mezcla que usted puede escuchar en: https://soundcloud.com/von-rosenthal/soundtrack-spanish-masters-for-hermitage-museum-amsterdam

Un museo, dos exhibiciones

“Maestros españoles del Hermitage” estará abierta hasta el 29 de mayo de 2016 en un ala del museo.

En la otra se puede visitar la“Galería de Retratos del Siglo de Oro”, una interesante colección de pinturas grupales de ciudadanos holandeses que se unían para encargarse de la seguridad y defensa de las ciudades, así como ofrecer servicios a los menos privilegiados (asilos, orfanatos, comedores, etcétera). Pinturas que reflejan el compromiso social de los ciudadanos de este país desde aquellos tiempos. ¡No se la pierda!  ||OEM-INFORMEX||

Para mayor información:
www.hermitage.nl

Cualquier comentario relacionado con
este artículo, favor de dirigirlo a
mestrada@elsoldemexico.com.mx

(Fotos: Cortesía de Museo Estatal del Hermitage, San Petersburgo)