imagotipo

Guerrero: gran reto / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Cuando Héctor Astudillo asumió el Gobierno de Guerrero, el 27 de octubre del año pasado, seguramente no imaginó lo que le estaban heredando: violencia, violencia y más violencia. El mismo día en que tomó posesión, el Gabinete de Seguridad, encabezado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se reunió en Acapulco, en donde se relanzó “el Plan Guerrero”, consistente en la presencia de fuerzas federales y revisión de las actuaciones de los cuerpos policíacos estatales y municipales.

No obstante la presencia de esos cuerpos, la violencia fue escalando hasta convertirse en una pesadilla no solo para el gobernador, sino para la población en general. El fin de año, miles de turistas decidieron vencer el miedo y atiborraron el otrora puerto más afamado de México en el mundo.

Además de haber sido golpeado por los perversos “Manuel” e “Ingrid”, el 15 septiembre de 2013, cuyos efectos causaron daños por cerca de 30 mil millones de pesos, Acapulco seguido de Chilpancingo, Iguala, Tixtla y Arcelia, se han visto agredidos por la violencia generada por dos cárteles criminales dedicados a la heroína que se disputan la plaza desde que el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, dejó de servir al grupo “Guerreros
Unidos”.

Ayer el presidente Peña Nieto estuvo en Acapulco. Y ahí refrendó su compromiso de no abandonar al Estado y al puerto. No deben, dijo, ser identificados por la violencia cotidiana.

Admitió: Guerrero es el gran reto que tenemos para devolverle la paz.

Habitantes y turistas, se lo agradecerán.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx,

jesusmichel11@hotmail.com