imagotipo

Habemus Rector / Mireille Roccatti

  • Mireille Roccatti

El proceso de sucesión en la UNAM culminó hace unos cuantos días cuando finalmente salió “humo blanco” en la torre central del campus, lugar donde celebró sus sesiones la Junta de Gobierno; esta alegoría fue utilizada por algunos universitarios que equiparaban la reunión y decisión de los integrantes de la Junta de Gobierno con el conclave cardenalicio que elige Papa.

Uno de los logros importantes del proceso fue su desarrollo sin sobresaltos ni turbulencias, en un clima de respeto, entre los diez destacados universitarios que participaron en la fase final, y los ataques y críticas ácidas contra algunos de los candidatos solo tuvieron lugar en medios muy identificados, desahogos en redes o esporádicas pegas de carteles o posters. En general y mayoritariamente prevaleció la madurez, respeto, tolerancia y pluralidad universitaria.

La percepción mayoritaria es que la elección se polarizó entre dos contendientes, por lo cual se optó por una tercera candidatura que garantizara el diálogo y el consenso al interior de la comunidad, y que se mantenga la tranquilidad y normalidad imperante desde el 2000 en nuestra alma máter.

Hoy, si bien es cierto, algunos sectores se pronuncia, como la vieja conseja, “muerto el rey, viva el rey”, la mayoría de los académicos, investigadores, trabajadores y el estudiantado reconocen y aprecian el trabajo del doctor José Narro Robles al frente de la Rectoría. Y parafraseando al propio doctor Narro, para despedirlo tenemos dos discursos: uno corto y otro largo. El pequeño es: gracias por su legado, señor rector. Y el grande: muchas, muchas gracias, señor rector, por su entrega, esfuerzo, dedicación, perseverancia y constancia; nos deja una universidad fortalecida y en esplendor.

Una vez conocida la decisión de la Junta de Gobierno también, mayoritariamente, se recibió con beneplácito la elección y solo –hay que decirlo- un sector cuestionó que recayera nuevamente en un médico, pero todos, tirios y troyanos, reconocen que es un universitario de excelencia, prestigioso y prestigiado académica y personalmente; que estudió en la Facultad de Medicina de la UNAM y obtuvo los títulos de médico cirujano y de especialista en oftalmología y luego estudio, biología y cirugía de trasplantes de córnea en la Universidad de Florida, EU.

En su vida profesional, ha sido director del Instituto de Oftalmología, presidente del Patronato Fundación Conde de Valenciana, asesor internacional del Comité de Investigación del National Eye Institute (NIH), Bethesda, Maryland. Pertenece a la Academia Mexicana de Cirugía y a la Academia Nacional de Medicina. Profesor titular de tiempo completo de la Facultad de Medicina, jefe de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina y director de la Facultad de Medicina de la UNAM.

El nuevo rector, quien asumirá formalmente el cargo el próximo martes 17 del mes en curso, en sus primeros mensajes aseguró que la UNAM debe mantener su independencia del poder político, fortalecer su autonomía, mejorar la calidad de la educación y la investigación, acelerar el proceso de adopción de nuevas tecnologías, así como continuar el esfuerzo de crecimiento y consolidación, sin perder de vista que los tiempos cambian y que los egresados de sus aulas deben ser los mejores y los más comprometidos con el futuro del país.