imagotipo

Hacia el colapso del mundo | La cuadratura del círculo | Enrique Pardo Genis

  • Cuadratura: Enrique pardo Genis

Justo ahora recuerdo la película “Deep Impact”, de 1998, protagonizada por Téa Leoni. La verdad la película no es muy buena, ni vale mencionarla como una de las recomendables. Entonces se preguntará por qué la menciono.

Pues bien, algunos aspectos son verdaderamente valiosos para mí en esta cinta. “Deep Impact” trata del fin del mundo a causa de un asteroide que inevitablemente chocará contra la Tierra; Téa es una periodista que está en la primera fila para la catástrofe; y por si fuera poco es brutalmente guapa.

Dos detalles siempre se me quedaron grabados de la cinta (tomando en cuenta que lejos de ser una buena película, ni siquiera merece la pena ser recordada). Uno es que, ante el fin del mundo existía un protocolo de preservación de la especie; y otro menos importante pero relevante, que el presidente de Estados Unidos era negro (Morgan Freeman).

En la utópica trama todos morirían, excepto unos cuantos previamente escogidos por el Gobierno, que gracias a sus oficios y características individuales le darían a la raza humana una esperanza de subsistir.

Tal historia irreal me hizo pensar muchas cosas como: ante una situación de colapso, donde solo unos cuantos serán elegidos para sobrevivir, ¿qué tendría que hacer o ser yo para que el gobierno decidiera que soy importante para la continuidad de la vida? Mediante la evolución de mi pensamiento y el hipotético escenario de no ser elegido, otra pregunta era: ¿Y quién dijo que el Gobierno es quien tiene que decidir si sobrevivo o no?

Sin ahogarme en la angustia ante el supuesto, asimilaba que se trata de una película hollywoodense y me figuraba el escenario muy lejos… presente y posible, pero muy muy lejos.

Las historias de catástrofes, sobre todo del cine comercial estadunidense que invaden las salas del mundo entero, están a la orden del día; así como la selección de sobrevivientes ante un escenario de destrucción total del tipo que sea. Y para citar un ejemplo, ahí tiene “World war Z”. La trama es un virus cultivado que se salió de control y contaminó a miles de millones de seres humanos, convirtiéndolos en zombies… La trama es una locura, pero lo que quiero rescatar es el mismo carácter de la selección de sobrevivientes.

VARIOS LARGOMETRAJES han tocado este tema de diferente manera.

VARIOS LARGOMETRAJES han tocado este tema de diferente manera.

Dejemos la ficción y hablemos de la realidad mundial y actual. El petróleo se está acabando y la electricidad no nos basta. Además el agua se está agotando y poco a poco el cambio climático nos revela lo francamente frágiles que somos antes él; es decir, resentimos con creces cada paso que da.

La humanidad está al filo del abismo y a punto de caer, pero su colapso no vendrá de afuera, pues se está gestando aquí desde hace mucho tiempo.

Hay expertos que opinan que estamos a tiempo de cambiar, de revirar, reparar y continuar con nuestra evolución. Tal es el caso del optimista Jeffrey C. Nekola, en su texto The Malthusian-Darwinian dynamic and the trajectory of civizations, de 2013.

Vamos en caída libre y nada lo hará cambiar. Ahora ya vemos tintes de que nada funciona como antes. Los gobiernos son obsoletos, las instituciones rebasadas y las necesidades cada vez más. ¿por qué? Porque cada vez somos más seres humanos y menos insumos. Además, a medida que incrementa la población mundial, decrecen los suministros y los combustibles necesarios para su producción y
distribución también.

¿Estamos preparados para cambiar radicalmente nuestra forma de vida? Las crisis nos obligan a cambiar. Pero la tendencia ahora pinta catastrófica. Parece que llegaremos a una completa anarquía. ¿Habrá sobreviviente? Claro que sí, pero no creo que sean escogidos por el gobierno, pues este ya no funcionará… serán los que logren adaptarse.

No quiero sonar pesimista, ni mucho menos fatalista, pero espero que los darwinianos tengan razón y no los maltusianos. Porque de algo estoy seguro, el mundo va a cambiar radicalmente y no quiero vivir como en la inacción mientras eso sucede. Es necesario que todos estemos informados, pero sobre todo concienciados al respecto.

La realidad y la ficción ahora codean. Vamos, ya hay un presidente negro en la Casa Blanca, y  en la Ciudad de México hoy comienza el “Hoy no circula reloaded”, y junto con él la cuenta regresiva hacia una posible permanencia o la acción social ante el descontento… el 30 de julio.

Viva la vida y sea feliz.

Correo: kikenis@yahoo.fr

Twitter: @EnriqueParGen

/arm