imagotipo

Hacia un complejo 2016 / Horizonte Económico / Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero

Se acerca un año que será realmente relevante para la economía mexicana, son numerosos los factores y por ello vale la pena agruparlos para su comentario.

En materia del entorno internacional se ubican la tendencia decreciente del crecimiento en China, también el caso petrolero cuya cotización ha mercado ya niveles por debajo de los 30 dólares por barril y la proximidad de la largamente anunciada alza de tasas de interés, internacionales en particular de Estados Unidos, que sin duda ocurrirá próximamente.

En términos internos es el caso de la insuficiencia de ingreso para financiar un mayor nivel de gasto, es decir, una vez más la anhelada Reforma Hacendaria se encuentra estancada, pero queda claro también que la implementación de las Reformas Estructurales sigue su curso.

Es el caso de la Hacendaria, de la Financiera, de la Energética, de la de Telecomunicaciones y de la del campo. Para el caso de cada una de ellas, se requiere de un análisis más detallado, pero lo que queda claro es que formarán parte obligada de la Política Económica de los próximos años.

En términos de la parte externa se estima que en 2016 la economía China continuará su proceso de desaceleración, pero se tienen planteamientos de que el próximo año ese proceso tocará fondo.

En materia petrolera se estima también que las cotizaciones del petróleo de exportación continuarán bajas y que será hasta el 2017 cuando podría comenzar a cambiar la tendencia.

En cuanto a tasas de interés se da por hecho que la tasa de la Fed aumentará y dará lugar al proceso que podría abarcar todo el 2017 para alcanzar incrementos del orden de 2 puntos porcentuales.

En razón de ello es previsible incrementos en materia de tasas de interés internas, cuyos efectos serán negativos tanta para las finanzas federales como para el ámbito estatal, el impacto sobre la deuda será relevante y la gran interrogante se mantiene en las acciones a desarrollar por las entidades federativas, para hacerle frente.

En principio lo que queda claro es que el camino será mayor contratación de deuda, pero es evidente que se tiene la expectativa de que se tomen medidas concertadas con el ámbito federal para evitar que se defina una normatividad que solamente impida un mayor endeudamiento sin un esquema alternativo adicional.

Sin duda este último tiene que ver con el tema de potestades tributarias y de la búsqueda de esquemas que permitan aspirar a planteamientos no inerciales, que den opciones para hacer frente en términos reales a escenarios que efectivamente den respuesta a la problemática.

El asunto no es sencillo, pero tampoco es imposible, lo que si queda perfectamente claro es que se tiene que actuar de inmediato y que las acciones a tomar efectivamente tiendan a enfrentar la problemática, no solamente regaños y acciones que obliguen a mayor disciplina, pero que finalmente no estarían resolviendo la problemática, la situación es clara, lo que se requiere es disponer de mayores recursos, las propuesta y los cómos es el gran reto y los análisis dan cuenta de que no se tienen muchas alternativas.
*estudioshacendarios.clm@hotmail.com