imagotipo

Hacia una cultura de protección del medio ambiente / Consideraciones / Aarón Irízar López

  • Aarón Irizar López

Hace unos días, se activó la contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México por la alta concentración de ozono, una situación que no se había presentado desde el año 2002.

Esta crisis ambiental, es una llamada de alerta para adoptar una nueva cultura y acciones que procuren la calidad del aire, en donde la movilidad y la salud sean el eje central de la política pública. Debemos crear ciudades sustentables y competitivas que nos permitan satisfacer nuestras necesidades, pero no a costa del deterioro del medio ambiente y de nuestra calidad de vida.

La mala calidad del aire genera costos para el sector salud y reduce la productividad de las personas. Las alergias, el asma y otras enfermedades respiratorias y de la piel se incrementan de manera importante por la acumulación de partículas contaminantes.

Tras superar la crisis de contingencia ambiental, es necesario establecer nuevos y mejores estándares e instrumentos que garanticen la reducción de los índices de contaminación atmosférica, no solo en la Ciudad de México sino a lo largo del territorio nacional.

Debemos implementar nuevas normas para que los vehículos de motor que circulan en nuestras ciudades sean de bajas emisiones; asimismo, es indispensable revisar y actualizar nuestros planes de contingencia ambiental para que puedan responder con mayor eficacia y eficiencia en situaciones de emergencia y evitar daños a la salud de la población.

Pero más importante aún, serán las acciones que puedan implementar las autoridades en todos los niveles de Gobierno para promover una nueva cultura, con un enfoque ambientalista y sustentable que nos permita transitar como nación hacia una sociedad moderna, más consciente y responsable de su medio ambiente. Los problemas medioambientales son también problemas culturales.

Para reducir la contaminación atmosférica se requiere una estrategia integral y no solo de corto plazo; demos fortalecer e impulsar entre la sociedad los modelos de movilidad no motorizada o que den prioridad al transporte público, los vehículos particulares son la mayor fuente de contaminación en el Valle de México.

El combate a la corrupción también debe ser una prioridad en esta materia; de acuerdo con el Centro Mario Molina, cerca del 45 por ciento de los vehículos con holograma cero y más del 80 por ciento de los que tienen holograma dos rebasa los límites permitidos por la normatividad actual. La pregunta es, ¿qué está pasando en los centros de verificación vehicular?

México se ha convertido en un referente en los foros internacionales en materia de la lucha contra el cambio climático. El año pasado, nuestro país se comprometió en la COP21 a disminuir de manera importante las emisiones de gases de efecto invernadero, aún sin ser uno de los países con altas cuotas de emisiones. Asumir estos compromisos posiciona a México como un país progresista, pero solo podrá transitar hacia ese escenario con un cambio estructural.

La cultura ambiental y el cuidado del medio ambiente es una tarea que debemos fortalecer desde la escuela; sin duda, es una acción complementaria de mediano y largo plazos que también coadyuvará a la reducción de emisiones contaminantes.

El reto es formidable, pero juntos podemos lograrlo.

* Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez