imagotipo

¡Hasta la victoria siempre!

  • Crispín Bello

  • Crispin Bello

El último gran revolucionario del siglo XX ha muerto. Fidel Castro Ruz, fallece la noche del viernes 25 de noviembre del presente, en la Habana Cuba, a la edad de 90 años. El pueblo cubano llora su muerte y el mundo entero envía condolencias a familiares, al pueblo cubano; se va un ícono de la Revolución y la lucha por las libertades de los pueblos de América Latina. Las muestras de condolencia de los gobernantes de todo el mundo no se han hecho esperar, existe un reconocimiento innegable a su liderazgo que marcó la historia de su pueblo. Hablar de su vida nos lleva a descubrir a un ser humano con defectos y virtudes, en esos claroscuros que rodean su vida, los 60 años en el poder han marcado su historia. México fue determinante en su lucha revolucionaria; recordemos que llegó exiliado y fue aquí donde conoció a Ernesto “Ché Guevara”, con quien reorganizó su lucha y su regreso a Cuba con el asalto al cuartel Moncada y así reiniciar con la Revolución cubana.

Para México, Fidel Castro siempre fue un amigo y a su llegada al poder, las relaciones diplomáticas entre ambos países fue de respeto y solidaridad, quizá el único incidente que lastimó la relación, fue el protagonizado en el sexenio foxista, con el “comes y te vas”, en donde Fox fue exhibido por la falta de oficio político y colmillo del comandante Fidel; en sus años de poder trató prácticamente con alrededor de 10 presidentes mexicanos y con altibajos con igual número de gobernantes estadunidenses, quienes a partir del embargo y bloqueo a la isla se convirtieron en sus acérrimos enemigos, su figura e ideales inspiraron a pueblos de Latinoamérica y aunque el modelo “socialista” ha fracasado en el mundo, la inspiración de igualdad de los seres humanos y la no explotación del hombre por el hombre, siguen vigentes. Los hechos confirman que en materia de educación y salud, Cuba supera por mucho; en salud, el pueblo tiene garantizado un servicio de calidad igual para todos, adelantos en investigación médica, que han generado un prestigio internacional, incluso muchos mexicanos estudian en la isla la carrera de medicina, y muchos acuden a ella para su atención.

En materia educativa, resalta el alto nivel de su población, el analfabetismo prácticamente erradicado y su sistema integral de educación básica, que no separa el equivalente a preescolar, primaria y secundaria del nuestro, sin duda genera mejores resultados, es modelo que retoman países latinoamericanos, por algo los congresos educativos que se organizan en la isla son tan concurridos. Llama la atención a quienes alguna vez estuvimos en Cuba, que taxistas, camareras, servidores comunes, poseen un alto nivel educativo, muchos con dos carreras de licenciatura, desafortunadamente con pocas fuentes de trabajo, lo que impide un desarrollo económico adecuado, de ahí la migración, porque constatar que la población está con sus líderes y quienes se expresan mal de su Gobierno son los exiliados, nos hace entender las reacciones de los cubanos que viven en Miami, que son los que ahora festejan la muerte de Fidel, los que sienten que en los 60 años que gobernó perdieron sus libertades y derechos. Sobrevivió a 638 atentados según documentan y de muerte natural fallece a los 90, inicia la leyenda, el mito, su ideal de crear un mundo mejor, con mayor igualdad, con justicia y equidad, se prueba fehacientemente con el reciente tratado de paz en Colombia, sin duda Cuba y Fidel trabajaron en esto. Veremos durante días el luto nacional en los funerales del comandante Fidel, la Caravana de la Habana hacia Santiago de Cuba reflejará el sentir de su pueblo. Vendrán tiempos nuevos para la isla, el mundo globalizado traerá nuevos aires, Fidel vivirá por siempre. Hasta pronto comandante. ¡Patria o muerte, venceremos!