imagotipo

Advierte Rusia amenaza de una “nueva guerra fría” | Carlos Siula

  • Carlos Siula

PARÍS, Francia.– El mundo se dirige hacia “una nueva guerra fría”, afirmó el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, en la Conferencia sobre Seguridad de Múnich.

“A veces me pregunto si estamos en 2016 o en 1962”, agregó aludiendo a la crisis de los misiles en Cuba, que fue uno de los momentos críticos de la guerra fría.

En un mensaje extremadamente ofensivo en relación a las críticas de los países occidentales, Medvedev sostuvo que el clima de “guerra fría” se acentuó después que los líderes europeos condenaran los bombardeos de su país en Siria. También exigieron que el presidente ruso, Vladimir Putin, pusiera término a los ataques aéreos masivos en Siria, condición sine qua non para continuar con las negociaciones de paz.

Sus acusaciones fueron interpretadas como un recurso para neutralizar las críticas occidentales.

La actual falta de cooperación amenaza con retrotraer al continente “40 años atrás, cuando un muro se erigía en Europa”. El primer ministro rechazó asimismo las denuncias generalizadas sobre los bombardeos de la aviación rusa contra blancos civiles en Siria.

“No existe evidencia de que bombardeamos civiles, a pesar de que todos nos acusen”, dijo. “Rusia no persigue objetivos secretos en Siria. Tratamos, simplemente, de proteger nuestros intereses nacionales”, declaró.

“Crear confianza es difícil. Pero tenemos que comenzar… Nuestras posiciones difieren. Pero no tanto como hace 40 años”, prosiguió.

Pero el premier ruso fue aún más lejos: “Más precisamente, se podría decir que hemos caído en una nueva guerra fría. Cada día se nos acusa de ser la peor amenaza para la totalidad de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Para Europa, para Estados Unidos, para los demás países. Hasta se producen películas donde Rusia comienza una guerra nuclear. A veces me pregunto: ¿estamos en 2016 o en 1962?”.

La OTAN, a su juicio, se comporta de manera “no amistosa” frente a Rusia, cuando sería mejor “actuar conjuntamente frente al surgimiento del terrorismo yihadista global, capaz de actuar en cualquier lugar del mundo”.

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, rechazó las denuncias generalizadas sobre los bombardeos de la aviación rusa contra blancos civiles en Siria. FOTO: AFP

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, rechazó las denuncias generalizadas sobre los bombardeos de la aviación rusa contra blancos civiles en Siria. FOTO: AFP

Medvedev insistió en que uno de los puntos claves que merecen la cooperación de la comunidad internacional “es la crisis Siria, donde ‘no existe alternativa’ al diálogo internacional porque lo esencial es ‘preservar la unidad’ del país y ‘evitar una nueva Libia o un nuevo Afganistán’, algo que sería ‘catastrófico’”.

A su juicio, es “vital” estar de acuerdo en las “cuestiones principales” en torno a la crisis siria porque ese país puede desintegrarse ante el avance yihadista, lo que convertiría el conflicto en una “guerra permanente”.

“Tenemos un enemigo común” y ese debería ser “nuestro punto de coincidencia básica”, precisó.

“El terrorismo es un problema de la civilización. Se trata de ellos o nosotros”, concluyó.

Este discurso causó gran conmoción porque fue pronunciado en una de las principales cajas de resonancia de la política mundial. La Conferencia de Seguridad de Múnich (CSM), que se realiza anualmente, está considerada como “el Davos de los temas de defensa y seguridad”. Este año reúne unos 30 jefes de Estado y de Gobierno, 70 ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa, y cinco responsables de servicios secretos.

La CSM fue ganando con el tiempo enorme prestigio por el alto nivel de los participantes y por la calidad de las intervenciones.

Fue en esa reunión, en 2007, que el presidente ruso lanzó sus primeras acusaciones contra Estados Unidos con una frase que pasó a la historia: “El camarada lobo sabe a quién comer, y come sin escuchar a nadie”, proclamó.

Una parte del discurso de Medvedev estuvo destinada a responder al primer ministro Manuel Valls, quien minutos antes había afirmado justamente que, “para hallar el camino de la paz, deben cesar los bombardeos rusos contra la población civil”. Para Valls, debería haber “un solo adversario: la amenaza islamista”.

 “Hemos entrado en una nueva era caracterizada por la presencia del hiperterrorismo”, dijo Valls en la tribuna. Este hiperterrorismo “está aquí para durar, aunque debemos combatirlo con la mayor determinación. Debemos ser plenamente conscientes de la amenaza, y reaccionar con fuerza y con una gran lucidez”. El primer ministro francés que no había que engañar: “Habrá más ataques, ataques de envergadura, es una certeza”, agregó.

“Hemos cambiado de mundo y de época. Estamos en guerra”, concluyó.

 El noruego Jens Stoltenberg, secretario general de la Alianza Atlántica, rechazó de inmediato las acusaciones del premier ruso: “La retórica rusa, el posicionamiento y los ejercicios de su fuerza nuclear tienen como objetivo intimidar a sus vecinos y debilitan la confianza y la estabilidad en Europa”, declaró.

A su vez, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, afirmó que la mayor parte de los bombardeos rusos en Siria tienen como blanco “grupos de oposición legítimos” y advirtió que la crisis en ese país de Oriente Medio se encuentra en un momento decisivo.

Refiriéndose al acuerdo de cese del fuego firmado el pasado jueves por Rusia y Estados Unidos en Múnich, que debe entrar en vigor en menos de una semana, Kerry advirtió que “las decisiones que se tomen en los próximos días o semanas podrían poner fin a la guerra”.

“Si la comunidad internacional y los sirios mismos pierden esta ocasión de hallar una solución política, la violencia, la sangre, la tortura, los bombardeos y la angustia continuarán, al igual que las sirenas que llaman al yihad (la guerra santa)”, advirtió.

¿Hay real peligro de atentados con armas químicas o bacteriológicas?

¿Existe una verdadera amenaza para que los grupos yihadistas puedan cometer atentados terroristas con armas químicas o bacteriológicas?

 Esa pregunta quedó flotando en Múnich después de las intervenciones de varios altos funcionarios y ministros que denunciaron esa posibilidad en sus intervenciones ante la Conferencia de Seguridad.

El director nacional de Inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, afirmó que los yihadistas del Estado Islámico (EI) han decidido utilizar armas químicas contra Occidente y aseguró que “tienen la capacidad de hacerlo”. El funcionario precisó que el grupo islamista radical ha usado ese tipo de armas numerosas veces en su combate por establecer el auto proclamado califato en Siria e Irak.

El director nacional de Inteligencia de EU, James Clapper, afirmó que los yihadistas del Estado Islámico utilizarán armas químicas contra Occidente. FOTO: AP

El director nacional de Inteligencia de EU, James Clapper, afirmó que los yihadistas del Estado Islámico utilizarán armas químicas contra Occidente. FOTO: AP

Tanto el régimen sirio como los grupos rebeldes se han acusado mutuamente de utilizar armas químicas durante estos cinco años de guerra civil. En agosto de 2015, por ejemplo, médicos y expertos afirmaron haber comprobado el uso de gas mostaza en la ciudad siria de Alepo por parte del EI. Se sabe que la organización se apoderó de varias fábricas de armas químicas en Irak.

“Es evidente que han usado esas armas y que uno de sus objetivos es utilizarlas contra nosotros, en Estados Unidos”, afirmó Clapper.

Muchos expertos en ese tipo de armas consideran que parte de esas denuncias son exageradas. En noviembre, tras los atentados en París, el primer ministro francés, Valls, advirtió ante los diputados que existía la posibilidad de que el EI lanzara ataques químicos o bacteriológicos en Europa. Los especialistas, sin embargo, relativizaron sus declaraciones, precisando que no existía evidencia de que, aun el más capaz de los terroristas, estuviera en condiciones de lanzar semejante ataque en Occidente.

Otros responsables de inteligencia prefieren apuntar a un peligro que consideran mucho más real: el cíber-terrorismo.

“El EI es una organización que conoce el poder de la tecnología, habla, piensa y estudia la forma de utilizarla en forma permanente”, explicó en la conferencia Robert Hanningan, director del GCHQ, la agencia británica de inteligencia electrónica. A su juicio, aunque “todavía no lo lograron, llegará el momento en que tendrán la capacidad de lanzar ataques cíber-terroristas”.

/arm