imagotipo

Heroína: un viaje más y en su mayoría sin regreso | Espiral de conductas | Norma L. de Payro

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

Yo he dicho “no” a las drogas, pero ellas no me escuchan (Marilyn Manson)

De acuerdo con la National Institute on Druge Abuse, la Heroína generalmente se inyecta, se inhala o se fuma. Esta institución afirma que típicamente el adicto se puede inyectar, hasta cuatro veces al día. La inyección intravenosa proporciona la mayor intensidad y causa la oleada de euforia más rápida (de siete a ocho segundos), mientras que la inyección intramuscular produce un inicio relativamente lento de la euforia (de cinco a ocho minutos). Cuando la Heroína se inhala o se fuma, generalmente se sienten sus efectos máximos después de unos 10 a 15 minutos. Los investigadores del NIDA han confirmado que todas las formas de administración de la Heroína causan adicción. En algunos documentos de la web como pijamasurf.com, describe que en 1805, un farmaceuta sin educación universitaria llamado Friedrich Wilhelm Adam Sertürner, aisló el alcaloide activo del opio y lo llamó morfina en honor a Morfeo, el dios de los sueños: “Basically, the original name was the result of a slight scientific misunderstanding”.

INVESTIGADORES AFIRMAN que la Heroína en todas sus modalidades causa adicción.

INVESTIGADORES AFIRMAN que la Heroína en todas sus modalidades causa adicción.

Una sustancia mejor conocida como tetra-acetil morfina. La cual proviene de la resina de la amapola. Foundation for a drug free world, ha compartido algunos sobrenombres de la heroína, como: “bonita”, “h”, “caballo”, “polvo blanco”, “chiva”, “brea”, “arpón”, “azúcar negra” o “gato”. Reitera que el abuso de esta sustancia trae destrucción física y mental, así como algunos efectos a corto plazo: náusea, vómito, respiración lenta, hipotermia (temperatura abajo de lo normal), somnolencia, coma y muerte. A largo plazo, deterioro de los dientes, inflamación de las encías, estreñimiento, sudores fríos, debilidad muscular, parálisis parcial, pérdida de la memoria y de la capacidad mental. NIDA (National Institute on Druge Abuse) describe que los mejores tratamientos documentados sin fármacos, son los programas residenciales de las comunidades terapéuticas que duran aproximadamente de tres a seis meses. En México ya existe la especialidad en prevención y tratamiento multidisciplinario de las adicciones, son expertos que entre sus aptitudes, realizan programas de efectividad para la rehabilitación física emocional y mental. Tienen la capacidad de valorar cual es el tratamiento conveniente para el paciente en turno. Centros de integración juvenil, así como otras instituciones gubernamentales, han apoyado esta especialidad. Hablar de Heroína para las personas que están lejanas a estos temas, solo hay asombro e incertidumbre, no tienen idea que el uso de heroína lleva al hombre a un estado conocido como la “malilla”, un proceso dramático y convulsivo en el cuerpo, donde a la vista de quienes lo ven, asumen una dolorosa realidad. Ayudar a un adicto es realizar un primer paso: “informarse”, sin ello, las personas cercanas al usuario de drogas pueden vivir en miedo, ansiedad y frustración. Para más información Norma Luna especialista en la Prevención y tratamiento multidisciplinario de las adicciones,

email: momis_lun@hotmail.com