imagotipo

Hillary y Michelle

  • Rosamaría Villarello

Para Mircea y Víctor: por “su boda perfecta”

  • Rosamaría Villarello Reza

Aniversario 69 de Hillary. Seguramente celebrando este día con su familia y amigos; un cumpleaños que estará lleno de emotividad y planes futuros, aventajada ya con 12 por ciento con respecto a su principal contrincante.

Se verá confirmada el próximo 8 de noviembre, cuando se haga un balance de todo lo que fue su campaña. No he sido de los y las que han opinado que Hillary no fue buena candidata; solo hay que ver cómo pudo sacar la ventaja suficiente de los múltiples yerros del candidato republicano. En su campaña ha desplegado gran inteligencia, formación académica y experiencia de lo que se llama la “cosa pública”. Y podríamos rematar diciendo que estamos frente a un nuevo estilo de género, abriendo nuevas perspectivas de asumir la política.

Por ser mujer sus críticos van a ver lo que no vieron antes en los varones o se los dejaron pasar. Los retos serán para ella más de lo que un hombre puede tener en las actuales circunstancias de Estados Unidos y de los acontecimientos mundiales. Lo que comenzó en el siglo pasado, tendrá que reforzarse en el presente en términos de la igualdad y equidad. Será el tiempo en que su esposo Bill la resarce con su “expertis” y la apoye como ella lo hizo con él en sus peores momentos de su mandato.

Otra de las grandes mujeres perfiladas para mantenerse en la vida política es Michelle Obama, quien desde su papel de “Primera Dama” ha tenido un rol no tradicional. Con rasgos diferentes a los de Clinton (a la que ha apoyado incondicionalmente), ha sabido enfilar una serie de actividades marcando tendencias del papel de las mujeres tanto en casa como fuera de ella; que con sus actitudes ha sido fundamental para la Presidencia de su marido y, según las encuestas, sale con el más alto nivel de popularidad por encima de muchas otras incluida la propia Hillary y hasta Barack.

Los Obama han puesto en el primer nivel a una de las minorías que más han sufrido la discriminación racial y que gracias a la lucha por los derechos civiles a partir del siglo XX pudieron poner de su lado a una sociedad que rechazaba cualquier avance de los no blancos.

Es interesante leer la tesis que Michelle presentó en la Universidad de Princeton en 1985, todavía como Michelle LaVaughn Robinson -antes de obtener su doctorado en Harvard- titulada “Princeton-Educated Black and the Black Community” (Los negros educados en Princenton y la comunidad negra) donde señala esa discriminación y de los pocos estudiantes y maestros de color que había. A lo que ella agrega la discriminación por ser mujer y así tomar conciencia de su “negritud” al hacerla sentir de que no era parte de su universidad. Michelle es descendiente de esclavos.

Su tesis estuvo bloqueada durante la primera campaña de Barack por considerarla “agresiva” y de la cual sus enemigos podrían haberla acusado de un racismo al revés. Una lectura necesaria para ver la evolución que ha habido en los medios educados y cómo se percibe a los negros. Michelle tiene mucho por delante.