imagotipo

Home Office / Con Valor y con Verdad / Gustavo Rentería

  • Gustavo Rentería

En todo el mundo es complicado conseguir un empleo, pero en el Valle de México hay un factor, que quien lo logra se convierte en héroe: debe invertir ese trabajador muchas horas en transportarse para cumplir con él.

Invertir mucho tiempo para llegar a la oficina, factoría, despacho, tienda o local hace menos productivas a las personas, y por ende, al empleador. Y esa persona se presenta poco descansada, de mal humor, con casi nula relación familiar e imposibilitado de tener un buen ambiente de trabajo. Obviamente no tiene posibilidades de ejercitar su cuerpo y su alimentación es muy deficiente.

Está comprobado que el trabajo desde casa o a distancia incrementa casi 30 por ciento la productividad, además combate la contaminación y la saturación de las principales avenidas.

En las grandes ciudades del planeta ya se rompió con el gran miedo que tenían muchos coorporativos y medianas empresas para que el empleado labore desde lugares remotos.

En pocos meses comprobaron sorpresivos ahorros en energía eléctrica, agua, robo hormiga, mejoras en el ambiente laboral y sobretodo la productividad del trabajador, y por ende, la utilidad del negocio.

Menos estrés, menos tiempos de traslado, más eficiencia, menos contaminación, más comunicación empleado-patrón (a través de mensajería instantánea), más tiempo con la familia, reducción muy considerable de las facturas de papelería y luz, tiempo para alimentarse correctamente y algunos minutos para hacer ejercicio son algunas de las maravillas que ofrece el trabajo remoto, y que urge implementar en nuestro país.

Los adelantos tecnológicos permiten hoy participar en video conferencias desde la comodidad del hogar, compartir archivos desde casa y tomar decisiones sin el malestar laboral, que provoca el ambiente de la oficina tradicional. Es más, ya ni siquiera es necesario ir a las cajas a presentar recibos, cobrar quincenalmente o pagar los servicios en los bancos. Todo se puede hacer “on line”

Por si fuera poco, millones de autos dejarían de circular y así contribuiríamos a mejorar nuestro medio ambiente.

Tenemos que cambiar el chip de manera urgente; nuestros políticos deben hacerse más eficientes, y romper rápidamente la idea de que quedarse en casa es sinónimo de flojera, improductividad y detención de la economía; al contrario es la gran oportunidad que tiene México en convertirse en una potencia económica moderna.

En fin, de esta crisis ambiental, ojalá podamos romper el paradigma de la movilidad, que nos tiene a todos atados.

Cuernavaca.- El alcalde, Cuauhtémoc Blanco, negó que haya incurrido en fraude al SAT (Sistema de Administración Tributaria) por un monto superior a los 3 millones de pesos; de igual manera aseguró, que de nueva cuenta es víctima de sus adversarios políticos y de los periodistas. Pronto sabremos qué determina la Secretaría de Hacienda, que comanda el doctor Luis Videgaray Caso, en torno a la denuncia del ciudadano morelense, Francisco Eduardo Peña, contra el exfutbolista por defraudación fiscal. Se sabe que el “Cuauh” no enteró a las autoridades federales retenciones del Impuesto Sobre la Renta (ISR) a trabajadores del ayuntamiento.

Pero el goleador de Tepito, como si no tuviera problemas, le regaló la dirección de Conservación de Barrancas, Bosques y Áreas Protegidas al padre del secretario general del Ayuntamiento, Roberto Yáñez.

¿Y cómo no iba darle chamba al papá del también diputado local por el PSD, si los Yáñez fueron los que lo ayudaron para acreditar su residencia en la capital de la eterna primavera?

Zacatecas.- El abanderado de Morena, David Monreal, jura que nunca fue precandidato y que por tanto no estaba obligado a reportar gastos ante la autoridad electoral, como lo sostuvo el INE al retirarle la candidatura a gobernador. Aunque algunos piensen que es un golpazo a López Obrador y a su movimiento, deberían saber que es un favor al aspirante presidencial, porque está en boca de muchos de que se trata de un “desafuero” para su gallo. Y claro, el discurso obvio: “ganen en las urnas, no en el escritorio”

*Periodista, editor y radiodifusor          @GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx