imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Urgente una estrategia económica de mediano plazo

Contra todo pronóstico Donald Trump ganó el proceso electoral y será el próximo Presidente de Estados Unidos; es claro que es un asunto interno y que gran parte de sus comentarios ofensivos sobre los paisanos migrantes y sus señalamientos de que mandará construir un muro que además México lo pagará, formó parte de su estrategia de campaña, al decir lo que millones de estadunidenses querían escuchar, sin demérito de que es un ignorante que no entiende el valor económico que significa el trabajo que realizan nuestros paisanos en ese país.

Pero en todo caso habrá que estar alerta porque otros de sus planteamientos y que además fueron coincidentes con los de la Sra. Clinton, son los relativos a la revisión del TLC y su posible eliminación.

También ello refleja desconocimiento económico, pero sin duda habrá que definir la estrategia para que inclusive, más allá de eliminarlo, proceder a su actualización, tampoco perder de vista que resulta necesario una revisión profunda al esquema económico que se deberá seguir de hoy en adelante.

Resulta conveniente recordar que el modelo económico neoliberal propiamente se agotó hacia el 2009, lo que se reflejó en la crisis sistémica del 2009, pero a la fecha no se tienen planteamientos teóricos que señalen rutas hacia una nueva estrategia en esa materia.

Lo que sí queda claro es que se requiere un análisis profundo sobre el esquema económico de nuestro país  hacia los próximos años, en el entendido de que la actual Administración propiamente ya no realizará nada distinto en preparar la salida, en todo caso los aspirantes a la sucesión, hablando desde luego de Partidos, tendrán que realizar los escenarios para replantear  una estrategia que haga frente a la nueva situación.

Es evidente que los planteamientos además de incluir la incertidumbre que genera a Trump en la Presidencia norteamericana, tiene que considerar que las expectativas económicas son complejas, porque se pronostica una desaceleración en la economía estadunidense, pero también es cierto que se estiman mejoras en otras variables importantes dentro del tablero económico internacional.

Es el caso por ejemplo del proceso de recuperación del precio de petróleo de exportación, así como también que la economía de China se anticipa que se aproxima a tocar fondo y ello en el plano de variables económicas internacionales, pero en cuanto a la economía mexicana, no perder de vista los flujos de divisas que se esperan recibir por los avances en la Reforma Energética, que por cierto se deberá estar pendiente de que oficialmente se informe sobre el destino de esos recursos.

También es cierto que el próximo año será propiamente un periodo electoral, el previo al 2018, que se estima dará lugar a cierta reactivación en el gasto, que debería reflejarse en que previsiblemente pudiese ser el periodo de mayor actividad económica y de crecimiento del actual periodo de Gobierno.

Pero lo que también es una realidad es que se prevé que en el próximo mes de diciembre se registre un alza en la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, que se venía previendo para este mes, pero que ya se definió que será en el siguiente, lo cual significa implicaciones desfavorables principalmente para las finanzas estatales.

En resumen, el próximo año se espera complejo en cuanto al comportamiento de variables como el crecimiento de la economía norteamericana y alza en tasas de interés, pero será necesario aprovechar esquemas favorables como los señalados en materia energética.

Pero lo que resulta impostergable es la realización de una estrategia que contemple un plazo más allá del esquema sexenal y que se presente desde el inicio del próximo Gobierno.
*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com