imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte político /Luis Álvarez Tostado

  • Luis G Alvarez Tostado Valdivia
  • El Presupuesto 2017: más de lo mismo

 

La pasada semana por el tema de Donald Trump que acaparaba toda la atención, no pude comentar el asunto del Presupuesto de Egresos de la Federación 2017 (PEF), que autorizó el pasado viernes 11 de noviembre a las 4 de la mañana la H. Cámara de Diputados, con 438 votos a favor y 36 votos en contra, básicamente de Morena. El PEF fue dictaminado el jueves 10 de noviembre a las 6 de la tarde por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública y de manera inmediata, presentado al Pleno para su discusión y votación, esta situación es poco común, pues aún tenían hasta el martes 15 de noviembre para su autorización y la experiencia indica que siempre se van al tiempo máximo y límite para su autorización, pero esta vez parecía que tenían prisa en autorizarlo y uno de mal pensado situó la prisa en que Trump ganó las elecciones y esto cambiaba el panorama económico del país y para no volver a ajustar el escenario, los diputados se precipitaron para aprobarlo, sin pensar en las consecuencias para el país de lo que ocurría en el vecino del norte.

Solo habría que imaginar si los precios del petróleo disminuían aún más, o el tipo de cambio aumentaba por encima de los 21 pesos por dólar, o si se incrementan la tasa de interés, cosa que ya ocurrió, antier fue anunciada por el Banco de México, estas variables y las posibles políticas comerciales de Trump, generan incertidumbre y expectativas de menor crecimiento económico, en otras palabras los criterios de política económica en los que se soporta, tanto los ingreso como los egresos del Gobierno son ya totalmente inconsistentes con el nuevo escenario en el que se desenvolverá la economía nacional, el próximo año.

Entrando al análisis del PEF lo primero que hay que decir es que el monto total de las asignaciones presupuestales son del orden de 4 billones 888.9 mil millones de pesos (mmp) consistente con la Ley de Ingresos. Hay que recordar que el congreso incrementó los ingresos propuestos por el Gobierno en 51.4 mmp, bajo el supuesto de un aumento en el precio promedio del petróleo de cuarenta centavos de dólar por barril de petróleo y de un aumento de 19 mil barriles diarios en la plataforma de producción de petróleo, este aumento aunado a una reasignación de recursos proveniente de una disminución en algunos programas propuesto por Hacienda, del orden de 16.3 mmp, hacen que los recursos que los Diputados pudieron reasignar, son del orden de 67.7 mmp.

Estos recursos se fueron básicamente a los siguientes destinos: Poder Legislativo, Poder Judicial, Órganos Autónomos, dentro del Poder Ejecutivo se le asignaron recursos a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación para apoyar a pequeños productores y fomentar la producción, a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, para proyectos de construcción y mantenimiento de carreteras y caminos rurales, y a la Secretaría de Educación para apoyo de universidades y fortalecer la educación temprana, no obstante estos incrementos, ninguna de las tres secretarías anteriores, logra obtener al menos los mismos recursos del año pasado, es decir, sufren severos recortes.

Quizás si se hubieran esperado un par de días las asignaciones adicionales se podrían haber reflejado, en parte para la Secretaría de Relaciones Exteriores en cuanto a los consulados de Estados Unidos que requerirán más personal, más abogados que conozcan las leyes de Norteamérica para orientar y defender a nuestros compatriotas, más a la Secretaría de Economía para preparar una buena defensa de los intereses económicos del país en el Tratado de Libre Comercio, pero no es mejor no pensar en tantas cosas, quizás no pase nada, este es el pensamiento que reflejaron los diputados al autorizar el presupuesto.

Me platicaba un jefe extraordinario y mejor amigo, que en paz descanse, el Ing. Gonzalo Robles Valdés, que vivir la madrugada de la autorización del presupuesto en la Cámara de Diputados, es algo que nunca se olvida, es como un mercado en donde se negocia todo y muchas veces no se sabe qué se autorizó, ocurrencias, concesiones, toma y daca entre los partidos políticos, hasta convertir una parte del presupuesto en un bodrio, es decir, en una cosa de muy mala calidad, mal hecha, de mal gusto y eso se refleja en este presupuesto, para el Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal (Fortalece) del ramo 23 en donde se le asignaron 9 mil millones de pesos, que se estiman de la multiplicación de 18 millones por 500, casualmente el número de diputados, en otras palabras el Poder Legislativo, se convierte en Poder Ejecutivo al tener un presupuesto específico para que el diputado decida dentro de su comunidad en dónde hay que gastarlos, con tan poca sensibilidad que cae en lo grotesco, este es el llamado Fondo de los Moches.

El PEF refleja primero, a una clase política que rehúye enfrentar el nuevo escenario económico, segundo prefiere reasignar recursos a sus prioridades, tercero su poca responsabilidad llevará a unos ingresos menores a los estimados, cuarto por lo tanto, lo que viene son más recortes y quinto con las reasignaciones realizadas, lo primero que intentan es beneficiarse con partidas específicas por diputado, lo que espero es que ninguno de estos diputados que votaron a favor se reelija, pues hay que recordar que estos serán los primeros en tener esta posibilidad, necesitamos diputados más responsables, más trabajadores y que rindan cuentas a la ciudadanía.

El PEF es más de lo mismo, más de reasignaciones para beneficio personal, más de recortes del Gobierno federal, más de aumento a los poderes legislativo y judicial, más de no tocar las participaciones de los Gobiernos estatales, más de negociaciones políticas que de eficiencia económica, más de aprovechar la coyuntura y no ver a largo plazo, al final más de lo mismo que hemos visto durante mucho tiempo.

Ojala y me equivoque y este presupuesto pueda ser positivo para incentivar el crecimiento, pero la verdad no lo creo.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado