imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Petróleo, tasas de interés y crecimiento económico, las prioridades en 2017

Se aproxima un año complejo, donde destaca principalmente la expectativa de un alza de tasas de interés, una tendencia clara de recuperación en la cotización internacional del petróleo y una efervescencia política ante la proximidad del 2018.

En primer término se da por sentado, una sorpresa sería lo contrario, de que la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, mejor conocida como la FED, se incremente en 0.25%. Al momento de escribir esta nota, analistas norteamericanos y europeos daban por hecho esa alza, por lo que las previsiones sobre el impacto negativo en las finanzas estatales deben dar lugar a tomar medidas de inmediato.

Y en términos de la efervescencia política rumbo al 2018, más allá de las fechas que defina el INE, la pelea ya está abierta y el próximo año previsiblemente estarán dándose medidas sobre el particular.

Por ejemplo, se tiene claro ante los analistas internos y externos que el PRI tiene pocas posibilidades de repetir en el poder, incluso comienzan las especulaciones sobre el destino de Peña Nieto, en cuanto de hacia dónde estará exiliándose, con la certeza de que será poco sencillo.

Las especulaciones apuntan a que lograr alianzas será de la mayor prioridad, así como también se estiman varias candidaturas independientes y lo que es una realidad es que la economía mexicana tendrá que hacer frente a sucesos que cuestionan la estabilidad política por todos anhelada.

Por ejemplo, la próxima salida de Agustín Carstens del Banco de México ha dado lugar a especulaciones sobre su sucesor, que seguramente tendrá algún impacto sobre el comportamiento de la inversión privada; y es que algunos especulan que podría darse la posibilidad de que el actual Secretario de Hacienda pudiera moverse al Banco Central.

Nadie duda que el secretario Meade tiene los conocimientos suficientes para ello, pero también es una realidad que en esas fechas lo más conveniente será estabilidad económica y la formulación de una estrategia que se encamine al cierre de la administración. Es una realidad que Carstens deja un gran hueco, pero también es cierto que el propio Banco de México, con su brillante personal, podría ubicar a un sucesor que mantuviese la estabilidad monetaria, cambiaria y de control de inflación, características principales de quien se va.

En todo caso, la preocupación central continúa prevaleciendo sobre la temática de la deuda estatal. Como ya lo anunció, el Senado realizará la próxima semana un encuentro con especialistas para analizar la situación que prevalece y formular una estrategia que haga frente a la nueva coyuntura, con un Trump al frente del vecino del norte, pero también en una situación donde resulta indispensable tener planteamientos concretos factibles y con posibilidad de instrumentación inmediata, para preparar con la oportunidad adecuada la transición del 2018.

Sobre ese particular, seguramente que tendrá lugar también sesiones de análisis profundos en las áreas de economía de las universidades estatales, dando por sentado que la UNAM lo hará a la mayor brevedad.

En términos de los especialistas estatales, no perder de vista que el enfoque regional tiene que ser una prioridad, porque evidentemente el impacto en tasas de interés afectará con mayor profundidad a las regiones, que además del monto de su deuda, pudieran ser afectadas en paralelo por el comportamiento de los precios del petróleo.

Seguramente que los estados petroleros analizan escenarios donde el repunte del precio del crudo ha comenzado ya, los pronósticos apuntan a que desde enero la cotización se ubicará en alrededor de 56 dólares por barril y se da por descontado que desde el primer trimestre se rebasen las cifras de 60. Estaremos pendientes de ese acontecer en este espacio.
estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com