imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • La hacienda pública, prioridad impostergable para los municipios

En continuidad al espacio anterior relativo a lo  que se identifican como los pecados capitales de los municipios, se hizo ya referencia a la parte hacendaria donde se señaló que en materia de ingresos, el principal impuesto municipal es el predial, cuyo potencial es del orden de cuatro puntos del PIB, pero la recaudación real es de apenas 0.2 por ciento del PIB.

Pero en adición destaca el caso de la basura que se ha convertido en una problemática relevante, particularmente para municipios pequeños, que al momento de solicitar una explicación ,los presidentes municipales consultados, argumentan falta de recursos para realizar cualquier tratamiento al respecto,a sabiendas que es un riesgo importante para la salud de sus habitantes.

Otro problema relevante es el relativo al alumbrado público, en este caso lo común es que la zona donde se ubica el Palacio Municipal y las colonias donde habitan ciudadanos de recursos suficientes, cuentan con un alumbrado adecuado, moderno, las luminarias incluso son ahorradoras de energía, pero en el resto del municipio la  ausencia de alumbrado es una constante.

Asimismo, el asunto relativo a la Seguridad Pública, donde nuevamentese repite que las inmediaciones del Palacio Municipal y las colonias donde reside la población con ingresos medianos y altos, cuentan con seguridad pero la insuficiencia de los elementos responsables de esa labor en el resto del municipio es una constante.

En adición, las características de los vigilantes es en general la falta de preparación en técnicas de vigilancia y seguridad pública, la ausencia de capacitación es una realidad y el número de elementos es sensiblemente reducido respecto del tamaño de la población.

No cabe duda que una parte reducida del cuerpo de seguridad tiene mejores características, pero es quien tiene la responsabilidad de los niveles jerárquicos mas elevados de autoridades, pero la principal característica es que la mayor parte de los integrantes del cuerpo de seguridad pública reciben ingresos precarios, lo que favorece su vinculación con la delincuencia.

El abasto es otro asunto que requiere una mayor atención que la que prevalece; en general se opera con mercados tipo tianguis, es decir, no en locales establecidos, lo que favorece que el coyotaje en el cobro de cuotas sea una característica, lo que evidentemente encarece los productos, paradójicamente a la población de estas comunidades, cuyos ingresos en general son insuficientes para su abasto a precios competitivos, lo que requiere un análisis profundo para que la alternativa implique capitalización por parte de la autoridad, pero sería estatal e inclusive federal, de lo contrario esta situación continuará irremediablemente.

En fin, se han señalado algunos de los principales pecados capitales de los municipios, en resumen, fragilidad de sus haciendas públicas, basura, alumbrado y seguridad pública, entre otros principales.

Su combate e inicio de solución resulta indispensable considerando que a partir del próximo año será posible esquemas de reelección, lo que significaría periodos de gobierno totales de 6 años, como si fuese el caso de un gobernador y ello se estima cambiará las características de este orden de gobierno, que debería reflejarse en una mejora para el bienestar de la población.

En principio el equipo humano deberá mejorar cualitativamente, pero en particular la parte técnica donde las haciendas públicas dejen de ser barriles sin fondo, donde los responsables tengan mayor nivel de capacitación y comience en términos reales un proceso de planeación que el día de hoy es inexistente.

Sin duda, el punto de partida tendrá que ser el hacendario, donde el ingreso, el gasto y la misma deuda deberán tener un manejo más profesional, en ese proceso será relevante la presencia y participación de especialistas, vía consultorías y
universidades.

En este sentido se deberá tender a una mayor eficacia en el ejercicio de los recursos, es decir, gastar mejor.

Finalmente, estimado lector, agradecer su constancia, interés, comentarios y consultas que con mucho gusto recibí a lo largo de este 2016.

Me permito desearles, en compañía de todos los suyos, las mejores fiestas decembrinas y un 2017 lleno de salud y armonía familiar.
*estudioshacendarios.clml@hotmail.com