imagotipo

Horizonte Económico

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

  • Luis G. Álvarez Tostado Valdivia
  • El Gasolinazo 2017: causas y efectos

Si nos hubieran dicho que la apertura del mercado iba a aumentar el precio de la gasolina en 20 por ciento, quizás hubiera existido una resistencia mayor a la Reforma Energética.

Un país petrolero y petrolizado como México, por lo que la apertura económica, es decir, la competencia hace que suba la gasolina a niveles insospechados.

México tiene una meta de producción para el 2017 de 2.1 millones de barriles diarios, que representan 756 millones de barriles al año, es decir, somos un país petrolero, pero el problema no es ser un país petrolero, el problema en finanzas públicas es ser un país petrolizado, aun con la baja en la exportación el gasto público se financia en un 18 por ciento por recursos provenientes del petróleo.

El meollo del precio nacional de la gasolina está en la fórmula para estimarlo, a continuación les comento los elementos que la integran: en primer lugar, los precios de referencia internacional de cada combustible. Esto representa el costo de adquirir los combustibles en el mercado internacional, es decir, hay un reconocimiento implícito de que todo el combustible se importa, aun siendo un país petrolero no podemos producir nuestra gasolina, y en el caso de México, el precio de referencia utilizado será el de los mercados de la costa del Golfo de Estados Unidos, por ser de donde se importa principalmente la gasolina. Este costo es común para todas las regiones del país, excepto por el ajuste por calidad que aplica para cada zona específica, de acuerdo a las normas ambientales aplicables.

Los costos de transporte, almacenamiento, flete y distribución de Pemex. Estos costos, aprobados por la Comisión Reguladora de Energía, varían para cada región y es parte importante del costo total, reflejando una ineficiencia en esta parte de la cadena de comercialización, muy probablemente se incluyen las mermas ocasionadas por el robo de combustible en toda la red de distribución de Pemex, que es uno de los problemas principales de Pemex.

Impuestos aplicables, margen comercial para estaciones de servicio y otros conceptos. No hay ningún incremento en los impuestos aplicables a los combustibles. Estos conceptos también son comunes entre regiones, aunque el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) todavía es un porcentaje, tiende a estar fijo en el futuro, al ser un costo variable (porcentaje, alrededor del 40 por ciento), entre más cueste la gasolina, hay más recaudación fiscal. El Gobierno dice que este impuesto no se ha incrementado, pero este nivel de impuesto difícilmente se encuentra en países productores, es decir, en México -como se comentó anteriormente- el petróleo se utiliza para recaudar y financiar el gasto público -como se comentó-, cerca del 18/ por ciento del gasto público proviene de los diferentes impuestos al petróleo, como éste.

Una de las causas de este nivel de incremento es el tipo de cambio alto por encima de 20 pesos por dólar y no se estima que baje de ese nivel, por el efecto Trump, la posible renegociación del tratado de libre comercio, aquí es muy obvia la relación entre el tipo de cambio y su influencia sobre el nivel de precios (inflación). Precio internacional del petróleo especialmente el del golfo proveniente de Estados Unidos que a últimas fechas se ha recuperado estableciéndose alrededor de 50 dólares por barril, derivado de un acuerdo de la OPEP de bajar la producción para intentar mantener o aumentar el precio internacional. El IEPS es otra de las causas del aumento en el precio de las gasolinas: es muy alto el porcentaje que se cobra como impuesto al comprar gasolinas y esto siempre hará que la competencia entre los nuevos jugadores del mercado no se refleje en reducciones importantes en los precios.

Uno de los efectos que se visualizan claramente es un aumento en el nivel de precios, es decir inflación; el costo de la gasolina afecta a una serie de bienes y servicios, pues todas las mercancías se tienen que distribuir, y hay servicio de transporte público y privado que forman parte de la canasta básica, y por tanto, incorporada a la inflación.

Hay un efecto de que los políticos nos volvieron a engañar, pues en vez de bajar precios, aumentan de manera importante los precios públicos como la gasolina. Y quizás el efecto más claro es el mal humor social, que se refleja en redes sociales, columnas periodísticas y comentarios de amigos y familiares. El gasolinazo del 2017 es muy mal augurio para el año nuevo.

Ojalá y en el transcurso del ejercicio 2017 mejoren las condiciones económicas y se pueda tener un mejor humor social en los próximos meses.

gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado