imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte político /Luis Álvarez Tostado

  • Luis G. Álvarez Tostado Valdivia
  • El presupuesto es el tema de hoy

Este inicio de año quizás sea uno de los peores en mucho tiempo, la cuesta de enero se transformó en el despeñadero de enero, vamos rumbo al precipicio.

Gasolinazo, cambios en el gabinete, disturbios y rapiña en gasolineras y comercios, bloqueos de carreteras, la llegada de Trump a la Casa Blanca, cancelaciones de inversión extranjera directa, el caso de la empresa dedicada a aires acondicionado Carrier y la automotriz Ford, tipo de cambio con niveles récord, intervención del Banco de México en el mercado cambiario, etc, son algunas de las dificultades que se presentan en este inicio del ejercicio fiscal 2017 y que tienen malhumorada a la sociedad.

Hasta hoy se ha hablado de la importancia que tienen los ingresos petroleros provenientes del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que en la Ley de Ingresos aparecen como ingresos tributarios no petroleros, no como en otros años, como el 2013 o 2014, que aparecían con un signo negativo, lo que significaba que había un subsidio considerado en este rubro, en otras palabras era un gasto en la Ley de Ingresos.

El tema de los ingresos esta muy manoseado, los estados requieren más ingresos y lo solicitan a la Federación pues ellos no quieren tener el costo político de cobrar más impuestos, por lo que en su caso de no haberse dado el gasolinazo habría que poner nuevos impuestos federales o endeudarse aún más.

El presidente Peña en su discurso de inicio del año, habla de que comparte la molestia con los ciudadanos en cuanto al gasolinazo, no sé qué significa eso de compartir la molestia, si él también se va a manifestar en contra de estos incrementos, si hay alguna posibilidad de echar para atrás el ajuste de los precios de la gasolina o si solo sea un dicho y no un hecho.

Hasta antes del jueves, en el segundo discurso del presidente Peña Nieto que tocó marginalmente el tema, a nadie se le ha ocurrido hablar del presupuesto para justificar el gasolinazo, cada día es más importante lo que se gasta, primero porque el presupuesto supo siempre una escases de recursos, es decir hay presupuesto porque los recursos que se captan a través de los impuestos son limitados y no infinitos, si fueran infinito para qué necesitamos un presupuesto.

El presupuesto se transforma en un instrumento que tendría que ser explotado por el Gobierno como el argumento principal de defensa, pues nosotros hemos argumentado que el presupuesto revela las preferencias del Gobierno, en donde se ubica el gasto es en donde está la prioridad del Gobierno.

El presupuesto debería estar ajustándose en dos sentidos; el primero reorientándose a las cuestiones que para la administración sean las más importantes y el segundo ajustándose en un programa de austeridad y disciplina presupuestal, que reflejará el esfuerzo que el Gobierno está dispuesto hacer para que se mandara una señal muy clara de que se tiene la intención concreta de ser más eficiente, gastando.

No basta con recortes presupuestales generales y sin importar en donde, los recortes presupuestales deben de estar etiquetados en gasto superfluos, en servicios personales, en viáticos y gastos de representación, en comunicación social, en telefonía celular, en compra de automóviles para transportar a servidores públicos, en prestaciones excesivas y en general en todo aquello que no afecte directamente a los gastos esenciales como los programas sociales, los gastos en educación y en salud, entre otros.

El presupuesto 2017 deberá de ser el mejor gastado y para eso deberá de ser el más auditado, y con las nuevas facultades que cuenta la Auditoria Superior de la Federación, pueda llevar a cabo nuevamente auditorías durante el ejercicio presupuestal para señalar posibles desvíos y poder corregir el gasto durante el propio año fiscal.

No podríamos permitir ningún desvío de recursos por ese gran ducto de la corrupción; urge el nuevo fiscal anticorrupción con autonomía absoluta y poder ver desde este ejercicio, políticos corruptos en las cárceles devolviendo lo que se robaron y adicionalmente sancionarlos con multas multimillonarias o cadena perpetua en la cárcel, que permitan iniciar un nuevo periodo donde ya no exista la impunidad o disminuya
drásticamente.

Hay que hablar de presupuesto, hay que hablar de buenos recortes y reorientación del gasto, hay que hablar de un programa verdadero de racionalización y austeridad presupuestaria, se requiere ver a los altos funcionarios del Gobierno en todos sus niveles ajustándose el cinturón y solidarizándose con el día a día de los ciudadanos.

Hay que disminuir el malestar social y dar buenas señales que se den a través del presupuesto, esto pudiera ser el inicio de una mejoría del enojo social.

Ojalá y se entienda que el Presupuesto es hoy, el tema más importante del Gobierno.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado