imagotipo

Horizonte Económico

  • David Colmenares

  • David Colmenares Paramo
  • Notas sobre la estructura tributaria nacional

En el marco del Seminario de Regional de Política Fiscal que la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) realiza cada año, en 2014 se presentaron las Estadísticas Tributarias para América Latina, elaboradas por Cepal, OCDE y el CIAT, un buen trabajo que vale la pena utilizar y analizar, así como la edición de ese año del Panorama Fiscal de América Latina, que ya lleva cuatro ediciones.

Hace siete años escribía que una cosa queda clara, esto es, que nuestra carga tributaria es muy baja, sobre todo respecto al resto de la OCDE, la inclusión está lejos de la de Brasil y Argentina, además tenemos una estructura tributaria concentrada en el orden federal, con un peso muy fuerte de la recaudación indirecta.

Los impuestos al consumo, como el IVA y los especiales -los IEPS- significan más de la mitad de la recaudación en México. Recuperó lo dicho hace tres años:

La carga tributaria de la región pasó de 1990 a 2009, de 14.9 a 19.2  por ciento del PIB, mientras que en la zona OCDE está un punto por encima de su nivel de hace 19 años, 33.8 por ciento.

• Todo promedio esconde asimetrías: así, Argentina y Brasil, con una carga tributaria de 31.4 y 32.6 por ciento del PIB, casi doblan la de México, de 17.4 por ciento y Venezuela, 14.4 por ciento. En la OCDE la más alta es la de Dinamarca con 48.1 por ciento y la de México es la menor.

• Argentina y Colombia crecieron 15.3 y 8.4 puntos porcentuales entre 1990 y 2009, mientras Chile y México menos de dos puntos porcentuales.

• Con la crisis de 2009, la relación impuestos PIB bajó menos de dos puntos porcentuales en nueve de los 12 países de la muestra seleccionada por la OCDE, pero México y Chile cayeron más de tres puntos.

• La suma de los impuestos al consumo rebasa la mitad de la recaudación, sin embargo, de 1990 a 2009 cambia su propia estructura ya que el IVA creció 11 puntos, y la de los especiales o específicos 13 puntos.

• Casi todos los países latinoamericanos tienen un IVA con una tasa única, excepto México y Brasil.

• “América Latina registra una incidencia de los impuestos directos relativamente baja, compensada por entradas fiscales elevadas por concepto de impuestos indirectos”, los que son superiores al 50 por ciento, frente al 30 por ciento del promedio de los de la OCDE.

• En cuanto al IVA representó en la región, 35 por ciento del total, mientras que en la OCDE casi la mitad, solo 20 por ciento.

DISTRIBUCIÓN POR ÓRDENES DE GOBIERNO

• La mayor parte de los países de la región no se han preocupado por fortalecer las facultades tributarias de los Gobiernos subnacionales, excepto Brasil y un poco menos Argentina.

• México es un caso excepcional, ya que sin restar seguridad social, en México, el Poder tributario se concentra en un 80 por ciento en el orden federal.

• Mientras que en Brasil las cifras están entre 46 y 27.3 por ciento respectivamente, y Argentina 63.9 y 14.7 por ciento, incluso en los socios federales de la OCDE los promedios son 53.6 y 24.4 por ciento.

• México se acerca más al perfil de los países como Chile o Perú (86.3 y 85.2 por ciento respectivamente), ¡incluso la centralización es menor en los países unitarios de la OCDE, con 63.5 por ciento.

•. En México la distribución de competencias desde. 1980 solo ha dejado a los Gobiernos de las entidades federativas, potestades de bajo potencial recaudatorio. Una de las razones de su dependencia de las transferencias federales, que ha incentivado en la mayoría de ellas, la indolencia recaudatoria y conformidad con su dependencia fiscal.
brunodavidpau@yahoo.com.mx