imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Urgente estrategia de fortalecimiento interno

La situación que prevalece se caracteriza por las siéguenles vertientes fundamentales; la primera sin duda se refiere a la relación con Estados Unidos, en la que en estos momentos destaca los planteamientos de que los inmigrantes serán perseguidos, con más intensidad y de ser el caso expulsados de ese país, cuyo Presidente ha venido señalando que protegerá al máximo el empleo de sus connacionales, sin aceptar de forma alguna su presencia.

Ello obliga a una estrategia a la brevedad, en materia de voltear hacia adentro, de impulsar la actividad económica reconociendo que se requiere de una estrategia poco convencional, donde se reconozca la necesidad de fortalecer las debilidades y dentro de éstas una fundamental es la relativa al empleo. Se necesita fortalecer todas las acciones que conlleven a esquemas poco ortodoxos donde la prioridad sea precisamente los esquemas que conlleven al empleo.

Ello quiere decir que se requiere incentivar la inversión, lo cual es una tarea de varias aristas donde los instrumentos de la política económica tienen que tener un comportamiento armónico y conducir a que los estímulos se reflejen en crecimiento económico y por ende en generación de empleo. Esas aristas requieren armonización, como es el caso de tipo de cambio, tasas de interés, gasto público e inclusive deuda pública, identificando a ésta como complemento de ingresos públicos y no sustituto de los mismos.

En materia de tasas de interés evidentemente se tiene que tener un esquema que signifique estímulo a la inversión, es decir por debajo de los niveles actuales en combinación con una paridad sobrevaluada que abarate las importaciones y el pago del servicio de la deuda externa, que en conjunto estará significando componentes de una estrategia donde las importaciones principalmente de insumos y bienes de capital, estarán teniendo de manera estacional un costo menor al real.

De esa forma se estará estimulando importaciones requeridas para impulsar la actividad económica y el crecimiento, pero en todo caso tener plenamente definida además de la estrategia, la temporalidad de cada una de las acciones, que conlleve a esquemas de evaluación con temporalidades breves, sugiriendo mensuales o máximo bimestrales.

Ello implica un esquema poco ortodoxo respecto de la planeación tradicional descrita en el Plan Nacional de Desarrollo y que seguramente tendrían que ser componentes del siguiente, es decir, el que será definido para instrumentarse en el periodo 2018-2024.

En forma adicional al esquema estratégico utilizando paridad y tasas de interés, resulta indispensable la revisión profunda del Tratado de Libre Comercio y no derivado de las agresiones del vecino del norte sino simplemente porque ha significado un instrumento y un marco jurídico y operativo que en una evaluación global, sin duda los resultados son benéficos y si se tuviese que proceder a una modificación en la estrategia comercial que el punto de partida seria el Tratado de Libre Comercio.

Con lo anterior, lo que se pretende destacar es que resulta urgente definir acciones estratégicas para el plazo inmediato procurando que esté contemplado el mediato y que dé lugar a que la estrategia económica para el país tenga bases no necesariamente ortodoxas, porque esto ha dejado de tener ese comportamiento, particularmente en la relación económica actual con Estados Unidos.

Que quede claro que los aspectos relativos al Tratado de Libre Comercio, la situación migratoria, el alza de tasas de interés y sin duda también, el comportamiento del precio del petróleo serán variables y temáticas  que estarán presentes por lo menos en los siguientes dos lustros, no tenga duda.
*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com