imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Impacto de la deuda estatal por el alza de tasas de interés

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) ya anunció que en la primera quincena de este mes elevará su tasa de referencia con sus correspondientes efectos sobre el mercado monetario y de tasas de interés del resto del mundo occidental.

En ese sentido, en adición al impacto sobre el costo del servicio de la deuda externa, son previsibles mayores impactos en términos de deuda interna. Al momento del alza en la tasa de la FED, de inmediato habrá reacciones en las tasas internas, particularmente la de CETES, en una reacción esperada con el propósito de retener capitales en el país y que no lo abandonen por el atractivo de repunte de las tasas de interés en Estados Unidos.

La relevancia en el aumento de las tasas de interés radica en que la principal erogación que realizan Estados y municipios corresponde al pago del servicio de su deuda, variable que en breve registrará un impacto sustantivo, derivado como se ha mencionado del alza de las tasas de interés.

Los efectos principales se pueden enumerar de la siguiente forma:

Deuda interna del gobierno federal, que corresponde entre otros instrumentos, particularmente al caso de CETES.

El propio gobierno federal registra una situación de lo más delicada. La deuda interna asciende alrededor de 5 billones de pesos, de los cuales un monto del orden de 674 mil millones de pesos corresponde a ese instrumento, lo que implica que el impacto se dará de inmediato sobre las finanzas gubernamentales.

Deuda estatal y municipal. Como es conocido los gobiernos locales no tienen posibilidad de contratar deuda externa por lo que su endeudamiento corresponde a deuda interna principalmente en CETES. La deuda estatal ascendió al cierre de 2015 a 536.259 millones de pesos, lo que significa que por cada punto que aumenten las tasas de interés, significará 5 mil 362 millones de impacto sobre el costo del servicio financiero de esa deuda.

Se estima que la tasa de la FED volverá a subir en este año, pero al margen de que ocurra o no, lo que es una realidad es que el alza en las tasas de interés en Estados Unidos obligará a que las tasas internas, particularmente CETES, se incrementen con el propósito de evitar salida de divisas hacia el vecino país del norte.

Las estimaciones señalan que entre 2016 y 2017 la tasa de los CETES habrá crecido en el orden de dos puntos porcentuales que implicará que el costo del servicio de la deuda estatal se incremente en el orden de los 10 mil 600 millones de pesos, cifra equivalente al 80 por ciento de la deuda del estado de Oaxaca por ejemplo, que asciende a 13 mil 175.5 millones de pesos. Todo ello en un contexto de adversidad porque los excedentes petroleros que se venían distribuyendo a las entidades federativas, dejaron de obtenerse y más que excedentes ahora la expectativa es que la recuperación de los precios del crudo ocurra con agilidad pero es previsible que no se alcanzarán en el bienio 2017-2018 los niveles registrados hasta el 2014.

Los Estados con mayor deuda per Cápita son: Ciudad de México con un monto de $71 mil 083.6, Nuevo León con $63 mil 832.0, Chihuahua con $42, mil 762.1, Veracruz con $45 mil 879.8; En contraste los estados con la menor deuda per cápita son: Querétaro con un monto de $797 mil 74, Guerrero con $801 mil 42, Yucatán con $1,132.28, Guanajuato con $1,192.10.

Indudablemente que la adversidad de la situación obliga a definir de manera oportuna una estrategia que permita hacerle frente y seguramente que los aspirantes a gobernar este país a partir de 2018 será una de sus principales tareas que desde ahora los está ocupando.
*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com