imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Escenario de preguerra internacional

El pasado 4 de abril el Gobierno de Siria atacó a su población con bombardeos y armas químicas, causando miles de muertes, la guerra interna en ese país que data ya desde hace seis años ha cobrado más de 400 mil vidas y ha dado lugar a seis millones de desplazados y cinco millones de refugiados.

En paralelo, la tensión internacional está también centrada en Corea del Norte, cuyo primer ministro ha declarado que están listos para una guerra con Estados Unidos; sobre el particular es de destacar que Corea del Norte posee un arsenal importante de armas nucleares, significa un enorme riesgo en términos de una confrontación de alcances mundiales.

Es evidente que en general todos están pendientes y deseosos de que ello pueda tener un desenlace vía diplomática, pero lo que sí es real es que el nerviosismo ya se refleja en los mercados financieros y ello significa un vuelco de 180 grados en el escenario de las perspectivas económicas.

Éstas, bajo la visión del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional se han situado hasta antes de la situación descrita, en un escenario de bajo nivel de crecimiento y sus correspondientes efectos en materia de empleo.

Pero ahora las expectativas comienzan a transformarse. Es evidente que las expectativas en materia de crecimiento comienzan a tener una transformación, porque en una situación de economía de pre-guerra estará encaminada a un crecimiento y ello transforma de fondo todas las expectativas.

La posibilidad de que Estados Unidos esté en preparativos de un eventual escenario bélico activa de inmediato esquemas de producción que estarían estimulando a la actividad económica, que no se pierda de vista que se trata de producir bienes que serán destruidos pero que en su fabricación habrán generado actividad económica, empleo y un nivel de crecimiento contrastante con el que hasta ahora ha prevalecido.

Un crecimiento de la economía de Estados Unidos por encima de los previsto obliga a un viraje importante en materia de expectativas para la economía mexicana, sin perder de vista que la eventualidad de concreción en algún sentido de la actividad bélica estaría teniendo efectos económicos de inmediato, que para el caso de la economía mexicana estaría significando un impacto positivo, lo que obliga a generar escenarios para analizar las posibilidades en cada uno de ellos.

Una estrategia se define por un estratega y ante la ausencia de éste resulta indispensable que diferentes núcleos de autoridades, académicos y consultores, entre otros, tengan a la brevedad planteamientos en ese sentido.

Lo anterior estaría significando que un mayor crecimiento económico a lo previsto estaría afectando de manera positiva la actividad económica y entre todos sus efectos resulta conveniente destacar alguno de ellos. Es el caso por ejemplo, de que la recaudación tributaria que estaría registrando un incremento derivado de mayores ingresos públicos por Impuesto Sobre la Renta, IVA, IEPS, lo que en términos formales significaría un incremento en la capacidad de financiamiento del gasto público.

Un componente fundamental de lo que tendría que ser una estrategia sería una revisión inmediata en materia de gasto público y en ese sentido, ahora con una posibilidad de mejoría, estaría significando por marginal que fuese su incremento, una mayor capacidad de financiar el gasto.

En ese sentido, autoridades, empresarios, académicos y todos aquellos pendientes de la evolución de las principales variables económicas de este país, tendrían que estar identificando las prioridades, sin duda alguna que comenzando con los denominados sectores prioritarios y estratégicos como son el caso de salud, educación y seguridad pública. Quedamos pendientes de esa evolución.
*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com