imagotipo

Horizonte económico

  • Carlos Loeza Manzanero

La relación comercial impulsada por el TLC

Desde su arribo a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump amenazó con dejar sin efecto el Tratado de Libre Comercio (TLC), bajo el argumento de que era lesivo para su economía, lo que de inmediato se identificó como una agresión verbal que denotaba falta de conocimiento, pero que también podía formar parte de una estrategia en la que México llegara sumiso a la negociación que está prevista a su inicio desde el próximo mes de junio.

Sobre el particular resulta conveniente señalar algunas cifras que evidencian el desconocimiento de Trump sobre la relevancia del Tratado, que si bien ha favorecido a nuestra economía, para los Estados Unidos el beneficio ha sido mayor.

Para señalar algunas cifras del significado de la relación comercial con el vecino país del Norte, se puede destacar que Estados Unidos es el destino del 80 por ciento de las exportaciones mexicanas, que en 2013 el 52 por ciento de la inversión recibida en México tuvo como origen los Estados Unidos, y con cifras desde el 2015 nuestro país fue el tercer proveedor del país del Norte con el 12.9 por ciento de sus importaciones y el segundo cliente con el 15.7 por ciento de las exportaciones; además de que 6 millones de empleos en Estados Unidos dependen del comercio con México.

El 40 por ciento de los componentes de productos mexicanos tienen su origen en Estados unidos, al tiempo que las remesas superaron los 24 mil millones de dólares, en los primeros 11 meses del 2016, cifra mayor en 3.4 por ciento a las exportaciones de petróleo,que en ese mismo periodo significaron, 23 mil 200 millones de dólares.

Es evidente que México ha registrado beneficios importantes por los efectos del TLC, pero también es cierto que la economía estadounidense se ha beneficiado de manera relevante; y es que en todos los sectores, la presencia del país del vecino del norte es determinante. Un ejemplo es el caso del maíz del que se importan alrededor de 5 millones de toneladas por año, situación necesaria en su análisis por que el país tiene el potencial para producir sus requerimientos de su principal alimento; es el caso también del sorgo y lo que habrá que destacar es que la dependencia alimentaria es la peor que se puede tener, pero pareciera que las autoridades locales no se han dado cuenta o simplemente han conducido a una situación que fundamentalmente es benéfica para los estadounidense.

Desde luego que la relación comercial con Canadá es sensiblemente menor, pero el TLC ha sido detonante de esa relación. Por ejemplo su intercambio comercial entre 1993 y 2014 creció nueve veces.

Canadá es el tercer socio comercial de México y el segundo destino de sus exportaciones, además de que ese país es origen de la cuarta fuente de inversión extranjera directa, solo por debajo de los Estados Unidos, Países Bajos y España. Con lo descrito, se puede apreciar que el TLC ha sido benéfico para los tres países y que en la relación con los Estados Unidos es necesaria una revisión que permita fortalecer debilidades y consolidar fortalezas.

Claro está que la relación comercial permanecerá bajo el Tratado, al margen de su negociación o renegociación y en todo caso la ausencia de una estrategia encaminada a ese propósito debe identificarse con la total modestia y buscar que los especialistas mexicanos logren las mejores condiciones factibles en esa negociación; indispensable ignorar amenazas, hacer caso omiso a descalificaciones y en todo caso, en los hechos lograr la mejor posición, seguramente que los especialistas nacionales están listos para ese proceso, pero lo que resulta indispensable es que se registre el mayor y mejor nivel de información en los avances, en los atorones y brindarle confianza a nuestras autoridades para el logro de sus propósitos.

Resulta conveniente que se identifique también como una gran prioridad la actividad económica que se refleje en empleo, y que en materia cambiaria se cuente con un esquema estratégico, reconociendo la interrelación profunda entre los instrumentos de la política económica mexicana, que exige el mayor rigor en su revisión.

*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com