imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Alza en tasas de interés.
  • Medidas para enfrentar la situación.

De acuerdo a las tendencias de la política monetaria norteamericana, es previsible un próximo aumento en la tasa de la Reserva Federal en el orden del 0.25 por ciento, lo que anticipa que la economía de ese país registra tendencias positivas en cuanto a crecimiento y empleo.

No obstante los impactos sobre el resto de las economías son delicados, particularmente para los países en desarrollo, derivado de que se ven obligados a elevar sus propias tasas de interés, impactando de manera inmediata el costo del servicio de su deuda, en un contexto donde la atonía económica y el desempleo son la característica que prevalece.

Una variable relevante a la que se deberá dar un seguimiento permanente es el caso de la deuda estatal y municipal, que está contratada a tasas de interés cuya base es la tasa de CETES, que se afecta de inmediato en la misma tendencia de las tasas de interés estadunidenses.

Indudablemente que la adversidad de la situación obliga a definir de manera oportuna una estrategia que permita hacerle frente y seguramente que los aspirantes a gobernar este país a partir de 2018 será una de sus principales tareas que desde ahora los está ocupando.

Volviendo al esquema de que las finanzas estatales hagan frente a su problemática de deuda es que se tienen que definir algunos parámetros para su realización.

Es el caso de revisión y adecuación del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal. Este esquema implica que se pueda otorgar mayores potestades tributarias a las economías locales, con sus correspondientes efectos. Por ejemplo, que las entidades federativas sean las responsables de recaudar el impuesto al valor agregado en su territorio, y de ese monto total definir la proporción que deberán enterar a la Secretaría de Hacienda, con el acuerdo de que todo lo que se recaude por encima de ese monto será para las arcas locales.

Un ejemplo es que de los 16 puntos porcentuales del IVA, una proporción equivalente a 13 por ciento se entere a la Secretaría de Hacienda y los restantes tres puntos serían para fortalecer las finanzas estatales.

Queda claro que al momento de que la potestad quede en poder de las finanzas estatales, la recaudación se debe potencializar, porque todos los agregados a ese esfuerzo serán para las arcas locales.

Es evidente que lo anterior implicaría una disminución al Fondo General de Participaciones, que a la fecha es del orden del 20 por ciento de la Recaudación Federal Participable.

La expectativa es que las entidades federativas podrían generar recursos adicionales que les permitiría enfrentar de mejor forma el impacto sobre el costo del servicio de su deuda y probablemente disponer de mayores recursos para la atención de otras prioridades, como es el caso del gasto en salud, en educación y en seguridad pública.

Las reformas estructurales significan una adecuación de fondo a los esquemas de política económica en lo referido anteriormente quedaría dentro del ámbito de la reforma hacendaria.

Es evidente que la instrumentación de las Reformas Estructurales, dará lugar a una modificación sustantiva en los esquemas de Política Económica, donde efectivamente se dé prioridad a los destinos fundamentales del gasto, en el propósito de mejorar los niveles de bienestar de quien tiene que ser el centro y el objetivo de la Política Económica, en forma independiente de la corriente política que gobierne y es el caso sin duda del bienestar del mexicano.
*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com