imagotipo

Horizonte económico

  • David Colmenares

Una etapa positiva para la coordinación federalista

Desde 1980 se formaliza una distribución de competencias tributarias, que concentra las de mayor potencial recaudatorio en el orden federal. Con motivo de la introducción del IVA, desaparecen el ISIM y alrededor de 500 impuestos federales estatales y municipales, se elimina lo que llamaban ¡la jungla fiscal, y se busca un control de las transferencias federales derivadas de esta concentración de facultades, que la Constitución al no prohibir, permite a los estados, a cambio de recibir un porcentaje de la recaudación que realizaría el orden federal de los impuestos federales coordinados, así nacen las participaciones.

Se creó y dio un rango hacendario y de acuerdo directo con el Secretario, no con un subsecretario, la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas, la UCEF, creada el primer año del gobierno del Presidente Fox. El objetivo era darle rango a la coordinación con los estados, antes se limitaba a la coordinación en materia de ingresos, pero todo mundo, particularmente los funcionarios fiscales estatales, advertían de la necesidad de ampliar la coordinación fiscal al ámbito del gasto público, la deuda pública y temas como como la administración tributaria y la contabilidad gubernamental. Pero al finalizar el gobierno de Calderón se le bajo al nivel de dependen de un subsecretario, el de ingresos.

Durante el periodo 2000 – 2006, la coordinación fiscal tuvo logros importantes, además de que se crearon nuevos mecanismos de coordinación, la política fiscal se concertó en sus puntos medulares con las entidades federativas y la estabilidad macroeconómica que se logró, permitió no solo incrementar de manera sustantiva los ingresos participables, lo que se tradujo en mayores participaciones.

Los estados comenzaron a reunirse a nivel de los gobernadores, primero con la figura de ANAGO promovida por el gobernador de Tlaxcala, después se juntaron los del PRI y PRD, y hasta el final se integraron los gobernadores emanados del PAN.  Así nace la Conago, que es una Conferencias, no una instancia que intente desplazar al Senado de la República, como un órgano de interlocución importante con el gobierno federal, que tuvo total apertura a sentarse cada mes con los gobernadores. Destacando sus logros iniciales en los temas fiscales y presupuestales. No siempre sus reuniones fueron de protocolo, hubo momentos difíciles y a veces polémica entre los estados y el gobierno federal, pero al final se impuso la negociación y la voluntad de ambas partes para encontrar los acuerdos.

Gracias a la existencia de la Conago, que tuvo la Iniciativa, se convocó conjuntamente con el gobierno federal, encabezado por la Secretaria de Hacienda, a la primera Convención Nacional Hacendaria en 2004, un hito importante en la revisión de muestro Pacto Fiscal. Se llegaron a más de 300 acuerdos por consenso, esto es por unanimidad, asistiendo a las reuniones de trabajo de trabajo, funcionarios del primer nivel como el Secretario de Hacienda y el presidente de la Republica, titulares de otras dependencias y organismos descentralizados, y por otra parte de gobernadores y presidentes municipales.

Se pagaron excedentes petroleros a los estados, la recaudación de tenencia fue significativa como un acto de colaboración administrativa y las participaciones crecieron de manera importante, gracias a la decisión de bajar las tasas del impuesto sobre la renta a las personas y a las empresas, que incrementaron la recaudación participable.

brunodavidpau yahoo.com.mx