imagotipo

Horizonte económico

  • Carlos Loeza Manzanero

Montos y destino de la reforma energética

La reforma energética continúa siendo de gran expectativa para la economía mexicana, no obstante que los montos de capitales que se esperaba han resultado menores, pero lo que es real es que en términos concretos ha iniciado llegadas de capitales externos que evidentemente tienen que ser administrados de manera óptima y reconocer que esos flujos son totalmente ajenos al presupuesto de egresos, pero es una realidad que son ingresos para el país y en consecuencia tienen que ser administrados de manera óptima.

Sin duda el primer requerimiento es que de los 72 mil millones de dólares, registrados como ingresos de divisas por concepto de Inversión Extranjera Directa, entre el 2015 y el primer trimestre del 2017, resulta necesario que de manera formal se informe que monto corresponde a ingresos por reforma energética y de ese total la proporción para la parte petrolera y para la parte eléctrica.

La rendición de cuentas tiene que ser un mandato que al momento no es tan explícito, por lo menos en cuanto a ingresos de divisas por la reforma energética, no se tiene duda que las cifras registradas en Balanza de Pagos corresponden a los montos que efectivamente ingresaron y salieron del país, pero los detalles, los destinos y las expectativas de lo que se espera y hacia a dónde iría resulta indispensable pero no ha ocurrido.

Reiterando el énfasis de que nos son ingresos que forman parte del Presupuesto de Egresos Federal, también es cierto que queda claro que las actividades en la materia señalada han evolucionado a través de lo que se ha determinado Rondas y si bien, es cierto que en la Ronda 1 oficialmente se señaló su inicio y algunos montos que se registraron por ese concepto, lo real es que al revisar la Balanza de Pagos no se identifica con precisión a qué corresponden los montos de Inversión Extranjera Directa, que en principio sería el rubro donde estuviesen registradas las cifras a que se ha hecho referencia.

Es cierto que en términos conceptuales se ha señalado destinos y propósitos de los recursos, pero se reitera ha resultado insuficiente.

Por ejemplo en la denominada Ronda Cero,que se inició hacia Marzo de 2015 se señaló que las reservas prospectivas del país ascendían a 112 mil 800 millones de barriles de petróleo crudo y reconociendo que este tipo de reservas son las que requieren de mayor inversión para su exploración y explotación comercial.

Para el mes de julio de ese mismo año dio inicio de manera formal las acciones de la denominada Ronda Uno y principalmente contempló licitaciones de los nuevos contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos previstos en la reforma energética, y la Secretaría de Energía estimó que podrían ser atraídos montos del orden de 50 mil millones de dólares, sin precisar el plazo de ello.

En esta Ronda se procedió a licitación de 14 bloques de exploración y extracción en aguas someras, agrupados en 14 áreas contractuales frente a las costas de Campeche, Tabasco y Veracruz, que abarcan un área total de cuatro mil 222 km², con bloques que van de 116 km²  a 501 km², asimismo a una segunda convocatoria para la licitación de nueve campos de extracción en aguas someras, agrupados en cinco áreas contractuales, que en total abarcan una superficie cercana a 278 km.

Asimismo, para marzo de este 2017 de manera formal se establecieron acciones comprendidas ya en la Ronda Dos que implica que el gobierno federal está ofertando 15 bloques que cuentan con mil 587 millones de barriles de petróleo crudo.

En general el avance de la reforma energética es real en cuanto a presencia de empresas de inversiones extranjeras directas, pero lo que no lo es, es la información amplia sobre los recursos y la manera en que se están ejecutando.

*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com