imagotipo

Horizonte económico

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

  • El impacto gubernamental en las empresas

El INEGI presentó en días pasados por primera vez, la Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en las Empresas cuyo propósito es captar las experiencias y percepciones de las empresas al hacer trámites, respecto al marco regulatorio y los actos de corrupción. Se encuestaron 34 mil 681 empresas a nivel nacional, por entidad federativa, tamaño de empresa y sector.

El primer comentario que merece esta publicación, es que ya de manera metódica, el INEGI, a través de varias encuestas presenta la situación del país, no únicamente como una fotografía, sino más bien como un video, es decir, en movimiento, al sacar sus encuestas con alguna periodicidad, nos muestra el avance de los problemas, el preguntar sobre aspectos de regulatorios y su relación con la corrupción, hace que nuestro país puede generar estadísticas de cómo se comporta este fenómeno y cuáles son las causas y por lo tanto, cómo lo podemos combatir.

Algunos resultados generales de la encuesta son: una empresa en promedio anual realiza 19.5 trámites, los costos monetarios de cumplir con el marco regulatorio son de 115.7 mil millones de pesos, el 0.56% del PIB, El 76% de las empresas señalaron que las calles y avenidas son inseguras y están en malas condiciones, El 59% de las empresas señalan que la energía eléctrica no tiene tarifas accesibles, la mejor infraestructura son los aeropuertos y la peor son los ferrocarriles.

Ahora indagaremos más de la encuesta respecto al tema de corrupción. En cuanto a la percepción de los empresarios por los estados más corruptos, estos son Tabasco 92.7; Veracruz 92.1; CdMx 91.5; Nuevo León 88.7; Jalisco 88.6; Chiapas 88.5, podemos destacar dos situaciones la primera Tabasco, Veracruz y Chiapas estados del sur del país, Veracruz por obvias razones se ve en el segundo lugar, quizás Tabasco y Chiapas por ser estados relativamente con menores ingresos, hace que las empresas paguen más corrupción proporcionalmente a sus ingresos y esto hace que la percepción de la corrupción aumente y las tres ciudades más pobladas del país, donde el niveles académicos y la gran diversidad en las empresas y población hace que sean este tema muy visibles, es lógico que entre más gente, mas posibilidades de corrupción, más empresas, más trámites, más licencias, más poder adquisitivo y mayores incentivos para realizar actos de corrupción. De cada 10 mil empresas, cuatro mil 564 piensan que existe corrupción en los trámites. Referente a los trámites y la experiencia de al menos un acto de corrupción por cada 10 mil empresas, el contacto con autoridades de seguridad pública tienen dos mil 753 experiencias de corrupción; inicio o seguimiento de averiguaciones previas mil 557, procesos judiciales, laborales o mercantiles mil 545, licencias y permisos mil 245, juicios laborales o mercantiles mil 114, estos son los 5 primeros lugares, por su parte, los trámites con menos corrupción son, registro de patentes 47, altas en el IMSS 58, inscripción al RFC 99, registro público de comercio 108, impuestos sobre nómina 118. De estos resultados se puede señalar que los trámites estatales o municipales son los que peor percepción de corrupción tienen y los trámites federales son los de mejor percepción, esto no significa que a nivel federal no exista corrupción, sino más bien que la corrupción en los estados y municipios es más visible para los ciudadanos, sin temor a equivocarnos el importe más cuantioso de la corrupción, siempre será a nivel federal, por las cantidades de recursos que se manejan.

Ojalá que los políticos utilicen estos instrumentos estadísticos, pues las experiencias y percepciones de la ciudadanía, pueden ayudar al diseño de políticas públicas para soluciones de los problemas de cada estado.

gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado