imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Expectativa de mejores resultados económicos y sociales

En el espacio anterior secomentó que la coyuntura económica ha evolucionado en lo que se refiere al sector externo y que entre los principales efectos sobre la economía nacional destaca el impacto sobre las tasas de interés que ya se ha reflejado sobre la tasa de CETES y que es previsible que entre estas fechas y el primer semestre de 2018 se eleven en alrededor de dos puntos porcentuales derivado de que se incrementará por lo menos en un punto o punto y medio la tasa de la FED.

Ello en un contexto donde la actividad económica ha continuado alejada de los pronósticos oficiales y la expectativa de crecimiento se ha mantenido en una tendencia declinante respecto de la meta inicial.

Al comenzar la presente administración el optimismo sobre la economía se reflejaba en estimar que la tasa de crecimiento se ubicaría en alrededor del 5 %y que sería efecto culminante de las Reformas Estructurales, que significaron la base de la planeación económica y las expectativas en materia de crecimiento, cuya tasa promedio anual en el periodo 2013-2015 fue de 1.8% y al comenzar este año la previsión económica señaló que se estaría registrando un crecimiento de entre 2.5 y 3%.

Ahora nuevamente la tendencia ha declinado, el Banco de México ha estimado un 2.2% y los analistas señalan que será entre 1.7 y 2 %, ello en un contexto donde la economía Norteamericana mantenga una tendencia favorable y algo relevante es que se comiencen a fortalecer las acciones y resultados derivados de la instrumentación de las Reformas Estructurales, donde destaca la Energética, al comenzarse a registrar ingresos de divisas.

Cabe destacar que tales ingresos están muy por debajo de lo que se estimó en el inicio de la Administración, cuando se llegó a pronosticar ingresarían recursos de alrededor de 70 mil millones de dólares y la realidad hasta el momento es muy distinta con cifras sensiblemente hacia la baja.

Pero finalmente son recursos extra presupuestales, sobre los cuales habrá que definir una estrategia, como ya se ha comentado en este espacio, donde evidentemente se deberán considerar de manera prioritaria los destinos fundamentales que requieren más recursos de los que al momento se han podido asignar.

Es el caso de los sectores salud, educación, y seguridad pública, todo ello en un contexto donde se estimule un mayor crecimiento y desde luego generación de empleo, para lo cual habrá de tenerse presente que los dos siguientes años estarán influidos por el proceso electoral para 2018.

Se deberá poner énfasis en que la nueva distribución de poder en materia política, derivado de los resultados electorales del pasado 5 de junio deberá implicar los análisis y compromisos que deberán definirse a los ganadores de ese certamen democrático.

Quienes serán los responsables de los gobiernos que resultaron de ese proceso electoral, deberán demostrar en los hechos que cuentan con los elementos, los análisis, los planes y programas que conlleven a una mejora cuantitativa y cualitativa en materia económica, sin demerito de compromisos de otra naturaleza a que tengan previsto dar cumplimiento.

Evidentemente que esos esfuerzos deberán reflejarse en que los resultados económicos y sociales sean mejores que los obtenidos hasta el momento en por lo menos los últimos seis años de cada uno de esos gobiernos.

*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com