imagotipo

Horizonte Economico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Miguel González Ibarra
  • El despertar de los millennials

Entre los muchos efectos que ha generado la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea, se encuentra que los jóvenes nacidos en las décadas de los ochenta y de los noventa del siglo pasado, a los que se les ha denominado millennials, han comenzado a tomar conciencia de la importancia de comprometerse y de participar en las decisiones sobre el futuro de su país y de su sociedad.

Después de la crisis financiera y de la posterior recesión que afectó a la economía mundial la década pasada, se presentó un desfavorable entorno para que los jóvenes que buscaban integrarse al mercado laboral pudieran encontrar oportunidades para iniciar su desarrollo en actividades productivas. El desempleo que alcanzó cifras no vistas en los últimos cincuenta años, afectó fundamentalmente a los jóvenes con educación técnica y universitaria que veían  frustrada sus aspiraciones sociales.

A su vez, ensimismados en las tecnologías de la información y de la comunicación en un mundo crecientemente integrado, no habían tenido la oportunidad de mantener un alto nivel de cohesión colectiva para que, en la práctica, su opinión fuera tomada en cuenta en las decisiones políticas y económicas por parte de sus Gobiernos.

El distanciamiento de las acciones gubernamentales y del diseño de las políticas públicas, ha comenzado a generar la inconformidad y desconfianza de los millennials en el sistema político, en la burocracia y en los dirigentes políticos.

En el caso del Reino Unido, una gran cantidad de jóvenes decidieron no participar en el referéndum como una reacción en contra del Gobierno, restando importancia a los procedimientos democrático. Sin embargo, hoy se enfrentan a un resultado que marcará un cambio sustancial en su futuro: nacieron siendo europeos y dejaran de serlo.

La democracia, como la británica, no toma en consideración a las minorías, sino que se impone la voluntad de las mayorías, en decisiones como el Brexit, lo que está ocasionando una polarización y el riesgo de escisión en el Reino Unido.

La perspectiva de una fuerte recesión, de una fuerte disminución de los empleos, de la salida de capitales y de una inestabilidad política, ha llevado a algunos analistas a plantear la necesidad de revisar la democracia británica, incluso con la posibilidad de reconocer decisiones que deben reconsiderarse, por sus consecuencias. Asimismo, reconocen el reto de lograr la inclusión de los jóvenes en las decisiones públicas y de  acotar las propuestas populistas, mediante un sistema de consultas con los posibles sectores afectados de decisiones que resultan trascendentales en la vida de las naciones.

En México, el sistema político toma en cuenta a las minorías, otorgándoles posiciones representativas, pero ha estando enfrentado un sistema de partidos sin propuestas ni plataformas ideológicas, sino que solo se basan en la oposición al Gobierno en turno. El único fin de la oposición consiste ensacar del poder al partido que ha construido al país durante el siglo veinte y que esta transformándolo para enfrentar los retos del siglo veintiuno. Adicionalmente, la inconformidad está siendo capitalizada por propuestas populistas que se suponen de izquierda, pero que son solo medidas de retroceso que generarían inestabilidad económica y pérdida de oportunidades en la modernización del país.

El despertar de los millennials que se está dando en el mundo, debe llegar también a México, para impedir que en dos años se presenten resultados que conduzcan a una polarización y a cancelar la transformación que permitirá hacer frente a los retos de nuestro siglo. El Gobierno actual tiene que hacer un gran esfuerzo por permear su acción a la población, tomar en cuenta sus inconformidades e incorporar a los jóvenes a las decisiones.

miggoib@unam.mx