imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

Prudente política monetaria

  • Miguel Gonzalez Ibarra
  • México tendrá un comportamiento relativamente mejor que otros países

 

La inestable situación mundial que ha prevalecido desde los últimos años de la década pasada, se torna cada vez más delicada con el incremento de la incertidumbre, que genera una gran volatilidad y especulación, ante las políticas monetarias no convencionales que han emprendido Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, adicionalmente de eventos como el Brexit y las elecciones estadunidenses en noviembre próximo.

El crecimiento económico y el comercio mundiales enfrentan un lento crecimiento, el desempleo se resiste a disminuir, los mercados financieros presentan inéditas distorsiones, mientras que se mantienen bajos los precios de los energéticos y de las materias primas. Al desconcertante panorama económico se suma el aumento de atentados terroristas, la inconformidad y desconfianza de la población con la clase política en la mayoría de los países, la incesante inmigración de África y Medio Oriente hacia Europa y el surgimiento de movimientos xenófobos y populistas.

Ante lo imprevisible del comportamiento político, económico y social que pueda presentarse en el mundo crecientemente integrado, los principales países de economía emergente han adoptado una prudente política monetaria y fiscal lo que, en algunos casos, los ha conducido a una fuerte desaceleración de su economía o incluso a una recesión. En el caso de México, se estima que tendrá un comportamiento económico relativamente bueno, comparado con otros países, en medio del complicado escenario mundial.

Por su parte, los países de mayor desarrollo han continuado con sus políticas no convencionales, inyectando liquidez al mercado para buscar que se estabilice. Sin embargo, recientemente, la volatilidad causada por el abandono del Reino Unido de la Unión Europea, ha generado turbulencia en los mercados cambiarios fortaleciendo al dólar y al yen, y depreciando el resto de las divisas. Las que monedas que han sufrido los mayores descalabros son la libra, el peso y el euro.

Ante la especulación que amenazaba desbordar el tipo de cambio y con el fin de estabilizar el mercado, el Banco de México decidió oportunamente elevar en medio punto porcentual la tasa de interés de referencia. La decisión, según ha explicado el gobernador del banco central, Agustín Carstens, se basa en prevenir una transmisión de la depreciación a la inflación, lo que es el mandato de la institución, y de ninguna manera se trata de una intervención para fijar un tipo de cambio determinado, como algunos analistas lo han interpretado.

Adicionalmente, como parte de la prudente política monetaria y financiera se encuentran las medidas que oportunamente se han tomado para fortalecer la posición financiera de los bancos y de otras instituciones financieras no bancarias, con el fin de evitar que la volatilidad externa ponga en peligro la estabilidad del sistema. Asimismo, se encuentra el estrecho seguimiento que ha estado llevando el banco central sobre la fortaleza de las instituciones financieras a través de análisis de tensión, así como con la próxima auditoría externa que se hará sobre el cumplimiento de los requisitos de seguridad y riesgo operacional de los bancos, en relación con el sistema de pagos interbancarios en dólares.
miggoib@unam.mx