imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Prioridades para 2018 y los años siguientes

 

Retomando el planteamiento señalado en el espacio anterior en el sentido de que el destino principal de los recursos adicionales derivados de Reformas Estructurales sean los sectores prioritarios, resulta conveniente considerar que el seguimiento y evaluación, a tales acciones son esencia del esquema de transparencia que se pretende lograr.

En ese sentido resulta necesario profundizar ese compromiso particularmente como elemento acorde a la evolución del proceso democrático. Por ejemplo, ante la sorpresa de propios y extraños los resultados electorales del pasado 5 de junio evidenciaron que la población ha reaccionado a los malos resultados que hasta ese momento se registraron en cuanto al bienestar del ciudadano en las entidades donde se realizaron los comicios.

Ahora se debe estar pendiente del cumplimiento de los compromisos de los ganadores, las interrogantes se multiplican y entre ellas destacan las siguientes: que mejore y en qué plazo los ciudadanos deben esperar resultados en cuanto por ejemplo: empleo, seguridad pública, mejora en términos de Salud, de honestidad de los gobernantes y una mejor y mayor transparencia en cuanto al ejercicio de los recursos públicos.

No cabe duda que la evolución y participación de los ciudadanos ha comenzado a rebasar a sus gobernantes y debemos esperar y exigir cada vez más mejores resultados económicos y sociales.

En ese sentido los programas económicos deberán ser de la mayor eficacia pero desde el inicio se deberá estar pendiente de las acciones que realicen para que sea factible su cumplimiento.

Nos referimos en lo particular a que todas las acciones de mejora requieren de recursos para su financiamiento, en un contexto donde el repunte de las tasas de interés impactará el costo del servicio de la deuda  que ha sido creciente y que exige día con día de mayores recursos.

¿Es factible entones el cumplimiento de los compromisos prometido en campaña?

Para alejarse de la demagogia lo primero que tienen que aclarar los programas de Gobierno es de dónde saldrán esos recursos, que aún con eficacia y honestidad resultarían insuficientes.

En ese sentido, queda claro que en cada entidad se cuenta con fortalezas y debilidades pero todas adolecen de la misma característica, la insuficiencia de recursos, por lo tanto, no puede ser un esfuerzo aislado de cada entidad, se tienen que considerar acciones conjuntas con el Gobierno federal.

No se trata de aumentar el monto de participaciones sino más bien de una revisión profunda en materia de potestades tributarias. Las entidades federativas requieren mayores potestades y que sea el producto de su esfuerzo el que financie la mejora en el bienestar de sus gobernados.

Necesariamente se requiere la máxima coordinación con la autoridad Federal, una revisión profunda del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, el análisis de diferentes escenarios para encontrar el óptimo, donde será requerida además de la coordinación entre autoridades Federal y Locales, la participación de especialistas en la materia.

La conjunción de autoridades, académicos y de especialistas que detallen y propongan, con las adecuaciones requeridas, experiencias observadas en otras latitudes que pudieran ser adaptables a la situación mexicana. El caso de Brasil y de Chile pudieran ser un ejemplo.

Se retoma entonces la propuesta de realizar a la brevedad una nueva Convención Nacional Hacendaria, que sin duda deberá ser prioridad para quienes aspiren a presidir este país a partir de 2019.
*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com